ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La crisis del agua se hará frente usando tecnologías más eficientes y rentables

Celebrado en Madrid un congreso en que los expertos predicen el futuro del agua es complejo y poco alentador, y la desalinización no es una alternativa viable
El agua deberá reducirse más su consumo en el futuro | Archivo

 

Esta semana se han realizado unas jornadas de sostenibilidad en Madrid con el título El agua y el futuro de los suministros sostenibles: Visión2020+ en el que un grupo de expertos han debatido sobre el futuro de la distribución y el tratamiento del agua. Entre ellos sen encontraban el exministro de Trabajo Valeriano Gómez; el consultor internacional en ingeniería y gestión del agua Ramiro Aurín; y el abogado y economista Lorenzo Dávila.

  

  

Las jornadas han sido organizadas por el Instituto Coordenadas y en ellas, el exministro ha valorado la falta de agua como un «problema transversal que afecta a todos los actos de la vida y cuyos efectos socioeconómicos son nefastos».

 

Hacer frente a la crisis del agua necesita, además de soluciones políticas, un uso de nuevas tecnologías más eficientes en el consumo de energía y más rentables, así como apostar por la reutilización y la aplicación de inteligencia artificial en su gestión.

 

Combatir la crisis del agua con innovación en tecnología eficiente

Según Aurín, hace falta más uso de instrumentos tecnológicos sofisticados como sensores de calidad de agua, membranas de filtración e incluso tuberías.

Dávila, por otra parte, ha puesto como ejemplo a la región de Murcia, donde sufren periodos extensos de sequía y los embalses no se recuperan durante el otoño. Aquí la utilización de las últimas tecnologías «permite hacer frente a los serios problemas de falta de agua, consiguiendo en sus redes de abastecimiento unos rendimientos medios del 85%, muy superior a la de otras redes».

El grupo de expertos ha llegado a la conclusión de que la desalinización «no es una alternativa viable» por el elevado cote económico y energético, y todos han coincidido en aplaudir la buena inversión de las empresas en innovación que tratan de mejorar el rendimiento de las instalaciones depuradoras porque la reutilización del agua puede «reducir marcadamente los costos y aumentar la sostenibilidad» en el tratamiento.

En 2025, más de 1800 millones de personas vivirán en regiones con escasez de agua | Archivo

 

Un futuro incierto y complejo

Durante estas jornadas de debate sobre el agua, se ha expuesto un futuro escenario poco positivo, ya que las predicciones de los investigadores en Cambio Climático indican que, en 2025, «1800 millones de personas vivirán en regiones con escasez absoluta de agua mientras dos terceras partes de la población mundial podrán hacerlo en condiciones de estrés hídrico».

En esta situación, el incremento de población mundial, unido a los efectos del cambio climático como la desertificación, las sequías o los episodios meteorológicos extremos, hacen de la adecuada gestión de agua la «única solución para garantizar el acceso generalizado al agua potable y a su saneamiento».    

Y los conferenciantes concluyen que, estos factores ecológicos y humanos muestran un cuadro «complejo» en el cual nos debemos mentalizar que cada vez habrá «menos agua potable disponible» y ello nos llevará a volcar «todos los esfuerzos en su gestión».