La crisis climática obliga a una migración profunda a miles de animales marinos

Para superar la subida de las temperaturas en el agua, la fauna marina deberá migrar hacia el fondo entre 18,7 metros y 32,3 metros en el peor caso
La crisis climática obliga a desplazar las especies marinas a zonas más profundas | Archivo/ EFE

La crisis climática desaloja la fauna marina de sus hogares habituales hacia espacios más profundos. Es una evidencia que presentan los resultados de una investigación del CSIC, el Instituto Español de Oceanografía y la Universidad KAUST, de Arabia Saudí, publicada en la revista ‘Nature Ecology & Evolution’. Las guerras y el hambre desatan migraciones en la superficie terrestre, y lo mismo pasa debajo del agua.

Las especies marinas deberán migrar hacia zonas más profundas para vivir a la misma temperatura que actualmente, de media deberían migrar hacia el fondo 18,7 m en un escenario de emisiones moderadas hasta 2100 y 32,3 m en uno de altas emisiones. Según este trabajo, estos organismos deberán trasladarse a espacios más fríos, como los polos, en respuesta al Cambio Climático.

 

Hasta la frontera donde la luz permita la vida

El CSIC señala algunos condicionantes de este movimiento vertical. Núria Marbà, del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (mixto del CSIC y la Universitat de les Illes Balears), explica que a las aguas más profundas no llega suficiente luz para algunas especies y la presencia del fondo establece una frontera última en algunos lugares.

En el estudio se muestra que tanto el fitoplancton como las especies poco profundas que habitan en el fondo y necesitan luz para vivir, como los corales, kelps (un tipo de alga) y las praderas marinas, «experimentarán una compresión vertical de su hábitat a medida que aumenten las temperaturas», añade Marbà. Un compañero suyo, Carlos M. Duarte apunta que los animales deberán seguir una adaptación muy revuelta porque deberán combinar movimientos horizontales y verticales, con superar el cambio de temperatura.

 

Los corales profundos también sufren los efectos del calentamiento global

Estos organismos marinos, si deben su alimentación a los corales y el fitoplancton, encontrarán como el calor los consume hasta los 38 metros de profundidad. Es el resultado de un estudio australiano de 457 arrecifes de 49 islas en la zona central y occidental del Pacífico entre 2001 y 2017.

Un aumento prolongado en el tiempo de hasta 2ºC por encima lo habitual estresa los corales, que pierden capacidad de adaptación porque las aguas más cálidas no les dan tregua para aclimatarse. De este modo, el cambio intenso de la temperatura del agua hasta profundidades importantes, de meses y meses, blanquea el coral y muere, y consigo los animales pierden alimento y sufren una migración forzosa.