Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La corteza terrestre se está fracturando frente a las costas de Portugal

Un equipo de investigación ha encontrado pruebas que demostrarían un proceso de destrucción del suelo bajo el Atlántico junto a la península, que podría originar fuertes terremotos
Descubierto una nueva zona de subducción bajo el Atlántico, frente la costa portuguesa, origen de grandes terremotos | NASA

 

Un investigador portugués ha presentado recientemente en Viena un estudio, en que propone que una zona azotada por potentes terremotos en el pasado, cerca de Portugal, esconde un fenómeno tectónico que podría engullir el Atlántico y fusionar Europa con Canadá, en centenares de millones de años.

La investigación parte de la curiosidad de conocer que está sucediendo en la corteza oceánica que produjo hace 50 años un terrible terremoto y tsunami, que mató a una docena de personas, el mismo lugar que en 1755 se registró el epicentro de un mega seísmo de 8,7 grados que arrasó Lisboa y causó 100.000 víctimas.

 

Fuertes terremotos sin una gran falla

Sorprendentemente, el equipo de geólogos que estudia está área no conocía una falla o fractura de la corteza terrestre en el lugar donde se iniciaron los terremotos, creyendo hasta ahora que se trataba de un fondo marino muy llano y estable.

Así que, gracias a equipos de sondeo sísmico y magnético, escanearon el lugar y descubrieron que bajo el agua hay el nacimiento de una nueva zona de subducción, o dicho más fácil de entender, una zona que tritura el suelo.

El geólogo Joao Duarte ha encontrado el supuesto origen de los mayores terremotos de la historia reciente en la Península Ibérica. Si lo normal es que las placas tectónicas que forman el mundo se empujan entre ellas haciendo temblar la superficie, frente a la península parece suceder lo contrario: las placas africana y euroasiática se están separando a medida que esta última avanza hacia el oeste, hacia América.

Efecto de un terremoto en Alaska, donde cruza una potente falla tectónica | Marc Lester

 

El agua penetra en la placa tectónica y ablanda la capa de rocas hasta fracturarla

El geólogo portugués cree haber encontrado un lugar donde una anomalía tectónica está laminando la litosfera oceánica. Según Duarte, este es un fenómeno muy desconocido que estaría provocado por la presencia de una capa que absorbe agua justo en medio de la placa tectónica. El agua se filtra a través de las grietas y transforma una capa de un material en serpentina, un mineral verde y suave.

Sufriendo la ‘serpentinización’ de la capa y haciéndola más blanda, se está debilitando la estructura de la placa hasta el punto que la capa inferior se está despegando de la superior. El estudio señala que ese proceso de laminación podría llegar hasta fracturas profundas, e iniciar así una nueva zona de subducción. La evolución de la anomalía podría provocar nuevos terremotos destructivos.

Todavía faltan más pruebas para demostrar esta teoría, pero al confirmarse sería la primera vez que se pueda seguir la laminación de una placa oceánica y podría marcar como explica Duarte, «una de las primeras etapas de contracción del Océano Atlántico, enviando poco a poco a Europa hacia Canadá».