La contaminación aumenta el riesgo de sufrir glaucoma

Un reciente estudio ha demostrado que vivir en un área más contaminada está vinculado a una mayor probabilidad de tener glaucoma
El glaucoma es un tipo de ceguera irreversible que afecta a más de 60 millones | Archivo

El glaucoma es un tipo de ceguera irreversible que afecta a más de 60 millones de personas y que en general depende de la genética y de la edad avanzadas. Pero un reciente estudio ha demostrado que vivir en un área más contaminada está vinculado a una mayor probabilidad de tener glaucoma.

El estudio ha estado presentado y desarrollado por la Univerity College de Londres (UCL), en el Reino Unido, y los resultados han sido publicados en la revista Investigative Ophthalmology & Visual Science.

Las conclusiones de este trabajo han demostrado que los habitantes que viven en barrios con más contaminación por partículas finas tenían al menos un 6% mayor probabilidad de padecer glaucoma que las áreas menos contaminadas.

«Hemos encontrado otra razón por la cual la contaminación del aire debe abordarse como una prioridad de salud pública», alerta el autor principal del estudio, el profesor Paul Foster, del Instituto de Oftalmología del UCL y del Moorfields Eye Hospital. «Si bien aún no podemos confirmar que la asociación sea casual, esperamos continuar nuestra investigación para determinar si la contaminación realmente causa glaucoma y descubrir si existen estrategias que puedan ayudar a reducir la exposición para mitigar los riesgos para la salud», añade el profesor.

Los barrios con más contaminación tienen un 6% mayor probabilidad de padecer glaucoma | PixaBay

Mejor vida en el mundo rural

«La contaminación del aire puede estar contribuyendo al glaucoma debido a la constricción de los vasos sanguíneos, que se vincula con la contaminación del aire con un mayor riesgo de problemas cardíacos», explica la doctora Sharon Chua del Instituto de Oftalmología del UCL y del Moorfields Eye Hospital. «Otra posibilidad es que las partículas puedan tener un efecto tóxico directo que dañe el sistema nervioso y contribuya a la inflamación», añade.

Este estudio se suma a la evidencia previa de que las personas en áreas urbanas tienen un 50 por ciento más probabilidad de tener glaucoma que aquellas en áreas rurales, lo que sugiere ahora que la contaminación del aire puede ser un factor clave para ese patrón.

«Encontramos una sorprendente correlación entre la exposición a partículas y el glaucoma. Dado que esto fue en el Reino Unido, que tiene una contaminación de partículas relativamente baja a escala mundial, el glaucoma puede verse aún más afectado por la contaminación del aire en otras partes del mundo», alerta el profesor Foster. «Y como no incluimos la contaminación del aire interior y la exposición en el lugar de trabajo en nuestro análisis, el efecto real puede ser aún mayor».