ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El calentamiento global hará veranos más tormentosos

El clima estival se verá profundamente modificado por el cambio climático, el cuál redistribuye la energía en la atmósfera y puede llevar a tormentas eléctricas más fuertes en nuestras latitudes
Las tormentas estivales serán más fuertes por el calentamiento global | Archivo

 

Investigaciones climáticas del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) señalan que el aumento de las temperaturas globales, especialmente en el Ártico, está redistribuyendo la energía en la atmósfera: hay más energía disponible para alimentar tormentas eléctricas y otros procesos convectivos locales. Pero esta próxima situación disminuirá la potencia de los ciclones extratropicales de verano.

Los ciclones extratropicales son las borrascas de mayor tamaño que los huracanes, que llegan a la península desde la zona subtropical del Atlántico; depresiones que traen frentes con lluvias, ventilan el aire y la contaminación atmosférica, por lo que una situación menos ventajosa en verano para estos sistemas hará subir la mala calidad del aire en zonas urbanas.

Según el departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT, a parte de aire más contaminado, se prevé tormentas eléctricas potencialmente más destructivas y olas de calor más duraderas. Estas conclusiones están recogidas en un nuevo estudio publicado en la revista ‘PNAS’.

Menos diferencia de temperatura en la atmosfera reduce la fuerza de las borrascas

Los ciclones extratropicales se alimentan del gradiente de temperatura horizontal de la atmósfera, la diferencia en las temperaturas medias entre las latitudes norte y sur. Este gradiente de temperatura y la humedad en la atmósfera producen una cierta cantidad de energía en la atmósfera que puede alimentar los eventos climáticos.

Al calentarse el Ártico, más rápido que el resto del mundo, se está reduciendo la diferencia de temperatura horizontal de la atmosfera. Este trabajo del MIT se centra en la afectación de este cambio a la energía disponible para ciclones extratropicales y otros fenómenos meteorológicos del verano.

Mediante el análisis de datos de temperatura y humedad alrededor del mundo en verano desde los años 70, con una supercomputadora, «podemos ver cómo esta energía sube y baja a lo largo de los años, y también podemos separar la cantidad de energía disponible para la convección, que se manifestaría como tormentas eléctricas, por ejemplo, en comparación con las circulaciones a gran escala como los ciclones extratropicales», afirman los científicos.

Se fortalecen las lluvias convectivas y las afectaciones por inundación repentina, en Europa y Asia | @MikeOlbinski

 

Aumentarán las lluvias por convección, no por sistemas frontales

Desde 1979, encontraron que la energía disponible para ciclones extratropicales a gran escala ha disminuido en un 6%, mientras que la energía que podría alimentar a las tormentas eléctricas más pequeñas y más locales ha aumentado en un 13%.

Sus resultados reflejan algunas pruebas recientes en el hemisferio norte, lo que sugiere que los vientos de verano asociados con los ciclones extratropicales han disminuido con el calentamiento global. Las observaciones de Europa y Asia también han mostrado un fortalecimiento de las lluvias de convección (en zonas llanas o con escasas irregularidades del terreno), como las tormentas eléctricas. Se relacionan estos cambios de tendencia con el cambio climático.

En el futuro, los investigadores esperan poder resolver esto más a fondo con el fin de poder ver cómo este fenómeno puede afectar al clima en regiones más específicas del mundo. Quieren ubicar en un mapa los movimientos de la energía disponible en la atmosfera, «para ver si, por ejemplo, está aumentando en América del Norte, en comparación con Asia y las regiones oceánicas».