ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El calentamiento global amenaza con inundaciones graves la ciudad de Huaraz, Perú

Las centrales eléctricas térmicas, propiedad de una gran multinacional alemana, ponen en riesgo esta ciudad porque son las causantes del deterioro y el colapso de dos glaciares cercanos
Las actividades humanas son las responsable del cambio climático y falta poco tiempo para revertir la tendencia | Archivo

 

Ayer domingo 2 de diciembre empezó la 24ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en Katowice (Polonia), donde las autoridades de los países occidentales y los que están en fase de desarrollo como la China y la India, debatirán la limitación de la subida de las temperaturas hasta los 1,5º.

A este ritmo, este techo se podría superar entre el 2030 y el 2052, y para impedirlo hacen falta medidas mundiales, difíciles y rápidas, en el campo del consumo de energía o la planificación urbana, y recortar las emisiones de gases de efecto invernadero con estrategias más efectivas. Si no es así, los efectos en el Planeta serán catastróficos e irreversibles.

El caso es que los efectos del calentamiento global se expresan en muchas partes del planeta. Este 2018 es el cuarto más cálido de la historia reciente y así llevamos con récords consecutivos los últimos 20 años, se han producido los incendios forestales más mortíferos de la historia norteamericana en California, la temporada de huracanes y ciclones ha sido muy intensa, el hielo en el Ártico sigue derritiéndose sin freno y sube el nivel del mar entre 7 y 8 cm por año, y en España hemos vivido el otoño más torrencial en varias décadas.

El clima está cambiando a ritmo constante en todos los rincones del planeta y afecta a la dinámica agrícola, al paisaje de la montaña en los Alpes y en los Andes, a la fauna salvaje terrestre y marítima, a nuestra flora, y a las actividades humanas.

 

Una historia reveladora del impacto del cambio climático en los Andes

Si el cambio climático amenaza la vida de tu familia y de tus actividades económicas a las que se necesita para vivir, llega un punto que se encuentra alguien que denuncie su situación y busque culpables. Es el caso de Saúl Luciano, un agricultor peruano que ha denunciado a una compañía alemana por contribuir al deshielo de dos glaciares que podrían inundar Huaraz, donde vive, si siguen emitiendo una tasa muy elevada de CO2 tal como sucede en la actualidad.

Tal como explica un documental que se emitirá próximamente en la televisión pública catalana, Saúl denunció la compañía a los tribunales alemanes con muchos datos a favor, aportados por la ONG Germanwatch, y estos han aceptado la demanda, y puede ser un precedente para más demandas contra acciones que favorezcan el cambio climático.

Este agricultor teme por la vida de su familia, la seguridad de su casa y sus campos de patatas, trigo y maíz, porque el deshielo de dos glaciares que hay cuenca arriba del río Santa, que cruza su ciudad, puede provocar el desbordamiento del lago Palcacocha, a 20 km de Huaraz.

El deshielo de la Cordillera Blanca del Perú alimenta las aguas del lago y en 1941 hubo una avenida provocada por un desprendimiento de un glaciar cercano, que causó una ola de barro y grandes bloques de piedra que mató 1.800 personas. Se podría repetir el colapso de los glaciares de la cabecera y Saúl denunció a la empresa eléctrica RWE, alegando que las emisiones de CO2 de sus centrales térmicas contribuirán a nuevos desastres naturales sobre Huaraz.

La laguna de Palcacocha, situada a 4.500 metros de altura, a 20 km de Huaraz | @InaigemPeru

 

Una lucha entre el David agricultor y el Goliat como sistema económico y energético

Según la revista científica "Cambio climático", basándose en un estudio del año 2013, la empresa RWE denunciada, es una de las más grandes contaminadores globales y, por tanto, uno de los principales responsables del retroceso de los glaciares andinos. Concretamente, el estudio estimaba que la eléctrica alemana era la responsable del 0,47% de todas las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.

Su lucha es la cara y la voz de los millones de personas humildes del mundo entero que padecen los efectos del cambio climático. Saúl propone que la multinacional pague el 0,47% de las obras de drenaje del lago de Palcacocha y la modernización de la presa para impedir que el deshielo termine en catástrofe.

Se trata de sólo 20.000 euros, una cantidad insignificante para una empresa gigante que factura unos 33 millones de euros anuales y defiende que ha invertido millones de euros en mejoras. Por ahora, el Tribunal Regional de Hamm ha admitido a trámite la demanda y está previsto que los expertos seleccionados por el mismo tribunal determinen si la actividad de la empresa está produciendo o no el deshielo del glaciar del Saúl.