ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Cae un meteorito en el sur de España y resplandece la noche varios segundos

El fenómeno fue avistado desde el observatorio Astronómico de la Hita (Toledo) la madrugada del jueves, y la bola de fuego en su desintegración brillo en su recorrido por el cielo de la mitad sur
Un pequeño meteorito cayó el jueves en las costas de Almería | Archivo

 

Ha vuelto caer un pequeño meteorito sobre la Península Ibérica. Después de un par de semanas del anterior avistamiento, el proyecto SMART, que registra los bólidos espaciales que cruzan el cielo del sur de Europa, ha informado de una nueva observación la madrugada del pasado jueves.

Se determina que fue una roca procedente de un asteroide, que cruzó el espacio aéreo español a unos a unos 72.000 km/h sobre el mar Mediterráneo, frente a las costas de Almería, y que esa enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente, generándose una brillante bola de fuego a una altitud de unos 116 kilómetros sobre el nivel del mar.

 

Los expertos señalan que el fenómeno alcanzó un brillo superior al de la Luna llena, por lo que pudo ser visto desde más de 500 kilómetros de distancia y la roca se destruyó completamente en la atmósfera, sin que ningún fragmento llegase a caer al mar.

Localizado por el Complejo Astronómico de La Hita, en Toledo, la bola de fuego pudo ser grabada también por los detectores que el proyecto SMART opera en los observatorios de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada), Sierra Nevada (Granada) y Sevilla.

 

Caen entre 1 y 2 meteoritos al mes en la Península

El proyecto SMART de la Universidad de Huelva tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el objetivo de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

En enero cayó uno durante la noche de Reyes y el día 27 de enero, en diciembre hubo dos avistamientos más, y la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa detecta aproximadamente un par de bolas de fuego cada mes en el cielo. No se analiza un aumento de este tipo de eventos en nuestro espacio aéreo.