Una gigantesca burbuja de agua caliente en el Pacífico sur desconcierta a los científicos

La masa acuática se ubica en Oceanía y es cuatro veces más grande que Nueva Zelanda, país relativamente cerca a esta misteriosa figura
La ‘burbuja’ gigante aparece en los mapas de calor como un parche de color rojo oscuro | Agencias

A pocos días de hacer balance del que con toda probabilidad fue hasta el momento el segundo año más cálido registrado en la Tierra desde la Revolución Industrial, el 2019 incorpora un nuevo fenómeno climático-meteorológico inusual.

Las temperaturas en amplias zonas terrestres de Australia y Nueva Zelanda​ se elevaron durante los dos últimos meses por encima de lo normal para esta época del año, como quedó en evidencia por los reiterados y catastróficos incendios sobre todo en el este de Australia.

Un fenómeno parecido afecta ahora a las aguas del Pacífico, al este de Nueva Zelanda. Utilizando una denominación ya común en otros puntos del planeta, como en la costa noroeste de América, los medios de comunicación de Nueva Zelanda hablan reiteradamente estos días el hot blob (gota o burbuja caliente) en las aguas del Pacífico sur.

La ‘burbuja’ gigante aparece en los mapas de calor como un parche de color rojo oscuro, que abarca al menos un millón de kilómetros cuadrados, lo que es cuatro veces más grande que Nueva Zelanda, el país que está prácticamente ‘al lado’ del fenómeno.

Esta zona presenta una temperatura de hasta 5 °C por encima del promedio. «Es el mayor parche de calentamiento por encima del promedio en el planeta en este momento. Normalmente las temperaturas son de aproximadamente 15 °C, en este momento son de aproximadamente 20 °C», declaró James Renwick, científico de la Universidad de Victoria en Wellington.

La burbuja es cuatro veces más grande que Nueva Zelanda | Agencias

¿Qué originó esta ‘burbuja’?

De acuerdo al experto, el surgimiento de este fenómeno podría deberse al aumento de las emisiones atmosféricas de gases de efecto invernadero, lo que es el resultado del cambio climático.

Los científicos manejan otra posible causa, de origen más natural: un fuerte sistema de alta presión que se suma a la falta de viento. «Probablemente una capa muy delgada de océano que se ha calentado y no ha habido viento para enfriarla durante varias semanas», explicó Renwick.

La burbuja presenta una temperatura de hasta 5 °C por encima del promedio | Agencias

Una posible amenaza en el océano

Según las estimaciones del científico, la vida marina de la zona podría verse afectada si el aumento de temperatura en la burbuja penetra más allá de la superficie.

Fenómenos como este pueden ser más peligrosos para los océanos, ya que son menos propensos a los cambios bruscos de temperatura que la tierra. Esto se debe a que el agua necesita más cantidad de energía para poder calentarse. Renwick informó que durante las próximas semanas los expertos estudiarán dicha área para obtener más información sobre su causa e impacto.