Borrasca Aragón: Gloria colapsa las carreteras en Teruel y parte de la provincia de Zaragoza

La nieve llega hasta los 50 cm en muchos puntos de Teruel, con poblaciones prácticamente aisladas. El temporal ha provocado cortes de luz en varios municipios

El temporal de nieve dificulta la circulación de vehículos en una gran parte de la red de carreteras de la provincia de Teruel y afecta también a muchas en Zaragoza. Las vías con problemas a primera hora de este martes superaban la treintena, entre ellas la autovía Mudéjar, con restricciones para camiones y autobuses y la obligatoriedad de cadenas para el resto de los vehículos en varios puntos.

Además, estaban cerradas al tráfico las carreteras N-420 en Perales de Alfambra y en Valdealgorfa, la A-1701 en Mosqueruela y la A-2705 en Valdelinares. Más de 300 camiones han quedado bloqueados en varios puntos durante la pasada madrugada.

 

 

Lunes caótico

Durante este lunes más de 700 km de carreteras se vieron afectados por la nevada y, de ellos, en casi 550 era necesario el uso de cadenas para poder transitar. La borrasca Gloria arreció a partir de mediodía y a última hora d la tarde cinco vías de comunicación, si bien ninguna de ellas de carácter prioritario, permanecían cerradas.

La principal arteria de comunicación en Teruel, la A-23 o autovía Mudéjar, no se libró de la nieve. Entre Calamocha y Ferreruela de Huerva fue necesario el uso de cadenas durante el día y por la noche permanecía prohibido el paso para camiones, autobuses y vehículos articulados en ese tramo de 26 km.

Uno de los incidentes más destacados se produjo en la carretera A-1415 en Andorra, donde 16 camiones, muchos de los cuales se dirigían a la central térmica, quedaron bloqueados debido al temporal de nieve. Seis de los conductores fueron trasladados a la localidad para que pasaran la noche en pisos municipales mientras que otros diez chóferes optaron por pernoctar dentro de sus vehículos.

Como explicó el alcalde de Andorra, Antonio Amador, personal del Ayuntamiento y de Protección Civil asistieron a los transportistas durante todo el día proporcionándoles alimento y permaneciendo constantemente en contacto telefónico con ellos.

El temporal dejó sin clase en la provincia de Teruel a 1.100 alumnos, casi la mitad del total que utilizan las rutas de transporte escolar. La nieve cubrió de blanco prácticamente toda la provincia, alcanzando espesores, en algunos casos, de hasta 50 centímetros.

La capital turolense, situada en una hoya geológica y rodeada de montañas que detuvieron el avance de la borrasca, fue de las pocas zonas en las que sus vecinos pudieron hacer ayer una vida normal al ser prácticamente inexistente la nieve, no así el frío.

 

 



Comentarios

envía el comentario