Vuela el primer avión comercial totalmente eléctrico del mundo

Las posibilidades de hacer largos vuelos transoceánicos en aeronaves comerciales con motores eléctricos parecen todavía muy lejanas pero los primeros pasos ya se están dando
Imagen del primer avión comercial eléctrico del mundo | Agencias

Un pequeño hidroavión para seis pasajeros ha protagonizado un gran paso hacia la aviación comercial totalmente eléctrica. Fue solo un vuelo de prueba de quince minutos en la ciudad canadiense de Vancouver, pero las compañías Harbour Air y magniX aseguran que es el inicio de la «primera flota eléctrica del mundo».

El anuncio, aunque modesto, no deja de llamar la atención en plena cumbre COP25 de Madrid con las emisiones de carbono de los aviones en la diana de los intentos de reducción de gases contaminantes. En la demostración sobre el río Frase, era mucho más llamativa la presencia de curiosos que el vuelo de prueba, apenas una vuelta de los allí convocados.

Sin embargo, este episodio anecdótico apela a una preocupación seria y creciente. A medida que cada vez más personas viajan en avión, la contaminación causada por este medio de transporte crece y no hay avisos de que la industria ofrezca soluciones de momento.

 

La huella de carbono de los aviones

Se calcula que la aviación civil será la principal fuente de emisiones en Reino Unido dentro de treinta años. La preocupación ecológica por la huella ambiental de los vuelos está empezando a hacerse un hueco en la conciencia de los usuarios, entre los que se empieza a extender el concepto de ‘vergüenza de volar’.

El motor de esta avioneta, fabricado por la empresa magniX, es todavía limitado. Tiene una potencia de 750 caballos. Aún más importante es la autonomía de la batería. En este caso, la pequeña aeronave solo puede cubrir una distancia de 160 km gracias a su batería de litio. Son prestaciones insuficientes para vuelos de media o larga distancia, pero suficiente para el entorno de la Columbia Británica canadiense.

La aerolínea Habour Air, que da servicio a medio millón de pasajeros al año, asegura que para 2022 toda la flota cumplirá el objetivo de cero emisiones gracias a este sistema de propulsión.