Una avalancha de Instagramers casi arruina la famosa floración de amapolas en California

El fenómeno, conocido como ‘Super Bloom’, atrajo a más de 50.000 visitantes en tan solo un día y colapsó la reserva natural de Walker Canyon
Imagen de los Instagramers paseando por las floraciones | Twitter

 

La ambición humana en la actualidad para conseguir la foto perfecta y publicarla en nuestros perfiles de las redes sociales puede llevarnos a hacer estupideces con consecuencias inimaginables para nuestro entorno. Es el caso de lo que sucedió el pasado fin de semana en la reserva natural de Walker Canyon, en California (Estados Unidos), donde la conocida floración de amapolas atrajo a miles de Instagramers que casi arruinan el evento.

Con el nombre de 'Super Bllom', este evento es espectacular, ya que todos los montes del parque se tiñen de color por la floración repentina de las amapolas. Un fenómeno que atrae cada año a miles de personas pero que estos días ha vivido una auténtica avalancha humana. Sólo el pasado domingo, la zona recibió la visita de 50.000 personas y las autoridades tuvieron que cerrar los accesos a la reserva natural.

La gran cantidad de turistas conllevó graves consecuencias en la zona, porque la gente causó muchos problemas de tráfico, dejaban los coches aparcados en el primer lugar que veían y pisaban y arrancaban las flores. Esta lamentable actitud se convirtió en una lucha personal que tenía un solo objetivo: conseguir la foto perfecta rodeados de las flores para publicarlas en Instagram.

 

Imagen de los terribles efectos de los visitantes en la zona | Twitter

 

 

La floración masiva y espectacular del ‘Super Bloom’

El fenómeno del 'Super Bloom' es muy curioso y no se produce cada año, según afirma la misma NASA, por lo que cuando tiene lugar atrae a tantísima gente. Sin embargo, la curiosidad de las personas se ha convertido con el tiempo en una necesidad de colgar fotografías en las redes sociales a sus perfiles para dejar constancia de que han estado allí. De hecho, la zona tiene espacios limitados para los vehículos y no cuenta con servicios suficientes para acoger a tanta gente.

El parque reabrió sus puertas el pasado lunes, aunque los problemas de accesibilidad persistieron por la gran afluencia de gente. De hecho, la localidad de Lake Elsinore, al lado del parque y que sufre la invasión de turistas, ha lanzado una campaña con la que invita a la gente a visitar otras conocidas floraciones del país.   

 

 

Comentarios