Auroras boreales en Marte: poco se parecen a las de la Tierra

Igual que en la Tierra, las auroras del 'planeta rojo' se forman cuando el viento solar entra en contacto con la atmósfera, pero en este caso solo son visibles en luz ultravioleta

Imagen del 'planeta rojo' des de un satélite
Marte también tiene auroras boreales aunque son de características diferentes | PixaBay

Tras muchos años de investigaciones espaciales se ha conseguido captar auroras boreales en varios planetas del Sistema Solar, entre ellos, nuestro planeta vecino rojo, Marte.  Aun así, no todas las auroras tienen el mismo origen. Un nuevo estudio ha concluido que la mayor parte de las auroras observadas en Marte son producidas por protones y están relacionadas con el escape de agua al espacio.

Los protones solo son visibles en luz ultravioleta, pero igual que las auroras boreales en la Tierra, se producen cuando entran en contacto el viento solar entra en contacto con la atmósfera planetaria. El equipo científico interuniversitario que lo llevó a cabo «descubrió que los períodos de mayor escape atmosférico se corresponden con aumentos en la incidencia e intensidad de las auroras de protones», dijo Andrea Hughes, de la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle, en Florida.

Las auroras boreales también van directamente ligadas con el escape al espacio de vapor de agua congelada, un proceso que genera una nube de grandes dimensiones de hidrógeno en torno al 'planeta rojo'. A continuación, el viento solar golpea esa nube y los protones capturan los electrones de los átomos de hidrógeno y se neutralizan. Estas interacciones acaban emitiendo la luz ultravioleta.

Mapa de las auroras boreales en rayos ultravioletas
Investigación de la NASA para descubrir cómo ocurren las auroras en Marte | NASA / Universidad Aeronáutica Embry-Riddle

Durante el verano aumentan las auroras

Un análisis de la NASA reveló que las auroras de protones se registran en el 14% de las observaciones diurnas y este porcentaje aumenta hasta el 80% durante el verano del hemisferio sur en Marte, cuando el planeta se encuentre más cerca del Sol. El aumento del polvo y el calor del verano hacen que el vapor de agua se eleve más alto sobre la superficie, donde la luz ultravioleta del Sol lo divide en hidrógeno y oxígeno, la nube de hidrógeno se vuelve más espesa y aumentan las auroras.

Esta observación se hizo por primera vez desde la sonda espacial MAVEN en el 2016, aunque en sus inicios estaba considerado como bastante raro, debido a que «los científicos no estaban mirando los momentos y lugares correctos», según admite el astrónomo Mike Chaffin, de la Universidad de Colorado Boulder.


Comentarios

envía el comentario