Se cierra un acuerdo en la Cumbre del Clima para acciones ambiciosas desde 2020

Tras un fin de semana de intensas negociaciones, los países que participan en la COP25 han presentado un acuerdo final, que cierra la cumbre del clima más larga en 25 años
La COP25 cierra un acuerdo 'in-extremis' para conseguir en 2020 acciones más ambiciosas que el Acuerdo de Paris | EFE

La Cumbre del Clima de Madrid ha logrado hoy domingo cerrar un documento para aumentar la ambición climática en 2020 y cumplir el Acuerdo de París que compromete a los países a evitar que la temperatura media del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados.

El acuerdo, titulado ‘Chile-Madrid, tiempo de actuar’, se ha logrado casi dos días después de la jornada prevista para la clausura de la Conferencia (COP25) y tras unas maratonianas negociaciones que se han prolongado durante toda la madrugada. Esta cumbre ha batido el récord de duración, respecto a las 24 anteriores ediciones.

El documento ha sido aprobado por la presidenta de la COP25, la chilena Carolina Schmidt, tras un tenso debate con Brasil que no aceptaba inicialmente dos párrafos incluidos en el acuerdo sobre océanos y uso de tierras.

La Cumbre del Clima finaliza con bastantes desilusiones reconocidas por altos miembros de la ONU o la misma presidenta de la COP25, aunque aprecian que se haya luchado hasta el final para mejorar el documento del acuerdo.

 

 

Escuchar al pueblo y la comunidad científica para dar respuesta climática a sus advertencias

El acuerdo final de la COP25 establece que los países deberán presentar en 2020 unos compromisos más ambiciosos de reducción de emisiones (las llamadas Contribuciones Nacionales Determinadas) para hacer frente a la emergencia climática.

Según el acuerdo, el conocimiento científico será «el eje principal» que debe orientar las decisiones climáticas de los países para aumentar su ambición, que debe actualizarse permanentemente de acuerdo con los avances de la ciencia.

El texto recoge «el imperativo» de que la transición hacia un mundo sin emisiones sea justa e impulse la creación de empleo decente. El acuerdo reconoce además la acción climática de los actores no gubernamentales, a quienes invita a que la incrementen y generalicen estrategias compatibles con el clima. Las discusiones en Madrid han mostrado asimismo que son las personas y sus preocupaciones las que deben estar en el centro de la respuesta climática.