ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Abandonan 46 pingüinos y un delfín en un acuario de Japón

Las instalaciones cerraron en enero y los animales siguen siendo alimentados, aunque las ONG critican las condiciones en las que viven
Imagen del delfín hembra abandonado en un aquario del Japón | Reuters

 

Los 46 pingüinos y un delfín hembra de un acuario de Japón viven en una situación límite desde hace meses. El centro, llamado Parque Marino Inubosaki, cerró sus puertas en enero por falta de visitantes, pero desde entonces estos 47 animales siguen viviendo en él abandonados, donde reciben alimentación. No obstante, las ONG denuncian las condiciones en las que viven los ejemplares.

Situado en la ciudad japonesa de Choshi, en el este de Tokio, el centro acabó cerrando a principios de año por la caída de las visitas a lo largo de los últimos años. La mayoría de los animales han sido trasladados en otros centros zoológicos de la zona, pero los pingüinos y el delfín continúan encerrados en este recinto ya abandonado.

Cubiertos de polvo y rodeados de escombros

Según explican las organizaciones en defensa de los animales, los 47 animales viven en condiciones muy malas. En concreto, los pingüinos están cubiertos de polvo y rodeados de escombros, debido a la dejadez del centro. En cuanto al delfín, se encuentra en una piscina de pequeñas dimensiones, teniendo en cuenta la envergadura del animal.

En este sentido, las ONG explican que, una vez cerrado el centro, la población empezó a comprobar que aún había animales en el acuario, mientras que las investigaciones de los activistas han corroborado que los trámites para el traslado de los ejemplares que aún hay en las instalaciones no progresan.

 

Los pingüinos de esta instalación viven en malas condiciones | Cedida

 

Traslado «inmediato» de los pingüinos y el delfín

Según parece, algunos trabajadores del acuario abandonado continúan alimentando los animales. No obstante, y ante las malas condiciones en las que viven, las ONG exigen que el traslado de los ejemplares en otras instalaciones sea «inmediato».

En este sentido, los activistas piden que el traslado de los animales se haga hacia instalaciones más adecuadas para este tipo de animales, donde recibían la atención y trato necesarios. Da la casualidad de que el delfín hembra, uno de los grandes atractivos del centro, fue capturado en 2005 en Taiji, ciudad japonesa conocida precisamente por la caza sangrienta de delfines.