Cerca de 500 millones de animales muertos por los incendios en Australia

Las llamas que queman sin control se han llevado alrededor de 480 millones de animales, entre ellos varias especies en peligro de extinción
Imagen de un canguro ante un edificio en llamas por los incendios
Cerca de 500 millones de animales han muerto como resultado de los incendios en Australia | Agencias

Cerca de 500 millones de animales han muerto como resultado de los incendios incontrolables que azotan Australia desde septiembre del 2019. Y la cifra no parará de aumentar dada la peligrosidad de la situación que no se prevé que mejore.

La cifra ha sido fruto de una investigación de un equipo de la Universidad de Sydney: 480 millones de animales muertos por culpa de los fuegos, entre ellos canguros, koalas, wombats, demonios de Tasmania y otras especies en peligro de extinción. El caso de los koalas es especialmente preocupante, ya que se calcula que habrían muerto cerca de 8.000, casi un tercio de la población total.

La doctora Kellie Leigh, directora de Science for Wildlife, asegura que «estamos aprendiendo muchas lecciones de esto y solo muestra lo poco preparados que estamos. No hay procedimientos o protocolos establecidos, incluso los cuidadores de vida silvestre no tienen protocolos para saber cuándo pueden entrar después del incendio».

 

Los bosques, también víctimas

La catástrofe ecológica no solamente ha afectado a los animales, también a los bosques y parques naturales del país. La reserva de Gondwana, que incluye una jungla que data de los tiempos de los dinosaurios ha visto desaparecer casi la mitad de su extensión a causa del fuego.

Otro parque, considerado de alto valor natural y ecológico por Naciones Unidas, la llamada Montaña Azul, que es además el ecosistema de especies en peligro de extinción, se ha visto afectado en la mitad de su superficie total por los fuegos.

 

A la espera de lo peor

Todavía es demasiado pronto para predecir la cifra final de animales y afectaciones en los bosques de los terribles incendios que asolan Australia. Y lo peor, según los expertos, está por llegar: el país vive una de las mayores sequías de su historia y acaban de entrar en la estación del verano austral, por lo que no se prevén lluvias a corto plazo. Todo puede empeorar aún más.



Comentarios

envía el comentario