Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Sergio no mató él solo a Mimi, un testigo escuchó gritar a la joven de Meco: «Dejadme, soltadme»

La investigación podría dar un nuevo giro y la Guardia Civil estaría investigando a otras 10 personas
Imagen de Mimi, la víctima y de Sergio, su presunto asesino | España Diario

 

Tras meses de incertidumbre, por fin parecía que la familia de Mimi, la joven asesinada en Meco, recibía un poco de alivio. Aunque de manera sorpresiva, a mediados de agosto era detenido, como presunto autor de las múltiples puñaladas que acabaron con su vida, Sergio, el novio de Celia, amiga de la joven y compañera de piso. Unas últimas informaciones, pero podrían dar un nuevo giro al caso. 

Cuando todo parecía esclarecido, un testigo clave de la investigación podría confirmar que Sergio no actuó solo. A expensas de que el ahora detenido por la muerte de la joven madrileña pueda confesar, esta persona habría escuchado gritar a Miriam: «¡Dejadme!, ¡Soltadme!». Esta exclamación en plural, adelantada por 'El programa del verano', daría fuerza a la idea que hubo otro implicado en la muerte de Mimi. 

Las sospechas se siguen centrando en su entorno

Es por este motivo que la Guardia Civil mantiene abierta la investigación para atar todo los cabos sueltos que quedan en el caso. Ahora mismo las sospechas se centran en 10 personas del entorno más cercano a la joven o que mantuvieron contacto con ella en los días previos a su muerte. Hay un claro indicio que la víctima de este brutal crimen, nuevas informaciones apuntan a que recibió 40 puñaladas, conocía a sus asesinos. 

Y es que en el momento en que tuvo lugar el asesinato, Mimi se encontraba paseando a sus cuatro perros, todos ellos de razas grandes. Sorprende pues, que ante la virulencia del ataque, ninguno de ellos hiciera nada para defenderla. Esto, y el claro ensañamiento de los asesinos, hace pensar que conocían a Mimi y que tenían un motivo personal para acabar con su vida.  

Quién quedó descartada, pese a los primeros rumores sobre su culpabilidad, fue Celia, la amiga de Mimi y novia de Sergio. Un bulo en el pueblo donde vivían los tres; Villanueva de la Torre, en Guadalajara, afirmaba en enero que iba a ser detenida. Muy enfada, tuvo que negarlo en sus redes sociales, explicando que tenía coartada: «Está grabado donde estaba». 

La que si pudo ser desmontada es la que utilizó el propio Sergio antes de ser detenido. Según él, estaba jugando online en PlayStation en el momento en que se cometió el crimen. Los registros en su consola, pero determinaron que no hubo actividad durante los 10 minutos en que Mimi fue apuñalada múltiples veces.  

Comentarios