Un policía triplica la tasa de alcohol y colisiona en la M-45, dejando una persona fallecida

A consecuencia del accidente, murió el conductor de la furgoneta y los dos policía nacionales se encuentran hospitalizados
Imagen de archivo de la Policía Nacional | Cedida

Un policía nacional fuera de servicio que triplicaba la tasa de alcoholemia se ha visto implicado en un accidente de tráfico en el que ha fallecido el conductor de una furgoneta, que previamente había sido detenida por un agente municipal.

Los hechos sucedieron el pasado sábado en Madrid, sobre las 23 horas, en el kilómetro 17 de la M-45, cuando un policía municipal, también fuera de servicio, iba circulando con su vehículo particular e hizo estacionar a una furgoneta por ir haciendo eses en una carretera de circunvalación. Ambos vehículos se detuvieron en el carril derecho sin señalizar el lugar debidamente.

Fue minutos después, cuando dos policías nacionales que se encontraban fuera de servicio, se empotraron contra la furgoneta que estaba estacionada. Así, el conductor, que estaba dentro del vehículo, de 49 años, falleció minutos después de la colisión.

La unidad de Samur-Protección Civil acudió al lugar de los hechos para rescatar al herido, que quedó atrapado en el interior de la furgoneta, y ésta, destrozada. El personal sanitario comprobó que estaba en parada cardiorrespiratoria y politraumatizado. Iniciaron maniobras de reanimación durante 30 minutos pero no dieron resultados y confirmaron su fallecimiento.

El policía nacional, de 32 años, culpable de causar la muerte de un hombre, y su acompañante, de 27 años, también fueron atendidos por el personal sanitario. El conductor presentaba una luxación en el brazo y fue trasladado al Hospital Gregorio Marañón con pronóstico grave. El copiloto también fue ingresado en el mismo centro médico con pronóstico reservado por contusión leve. El policía municipal, por su parte, no resultó ileso porque había salido de su vehículo antes de que se produjera la colisión.

Según apunta ‘ABC’, el agente de la policía nacional dio positivo en el test de alcoholemia con una tasa de 0,75 miligramos por litro en aire aspirada en la primera lectura y 0,73 en la segunda, triplicando lo permitido por Ley.