Mónica, víctima del ‘violador del ascensor’: «Dijo que me tenía que matar»

Pedro Luis Gallego ha sido condenado nuevamente a prisión, esta vez a 97 años por cuatro agresiones sexuales
'El violador del ascensor' ha sido condenado a 97 años de cárcel por cuatro delitos de abuso sexual | Cedida

Pedro Luis Gallego, más conocido por ‘el violador del ascensor’, ha sido condenado a 97 años de cárcel. Una de sus primeras víctimas ha querido compartir su historia, vivida hace 27 años, con ‘el norte de Castilla’, sobre todo al ver que cada vez hay más casos de agresiones sexuales y, además, son grupales.

«Cada vez que veo una noticia de esas siento impotencia y rabia», ha confesado. «Esto estropea nuestra vida, pero también la de nuestras familias. Y que quede claro que las víctimas somos nosotras. Que quede claro que nosotras no debemos avergonzarnos de nada, que no es nuestra culpa. Que cuando dices no es no y no hay más».

97 años de prisión por cuatro violaciones

En 1992, Mónica fue víctima de una agresión sexual que jamás olvidará: «Aprendes a vivir con ello, pero esto nunca se supera». Sin embargo, a pesar de querer compartir su experiencia, no se atreve a mostrar su rostro por miedo a la amenaza que le profirió en su día su agresor, quien le aseguró que volvería a por ella: «Me da miedo él, pero también su entorno».

Pedro Luis Gallego cumplió una condena de 21 años –habiendo sido condenado a 273 años– por 18 violaciones y dos asesinatos, los de las jóvenes Marta Obregón y Leticia Lebrato, y, tras esta, cometió cuatro agresiones sexuales por las que, este mes de octubre, ha sido condenado a 97 años más. Mónica fue una de las primeras. Con dieciocho años recién cumplidos y tras salir del instituto, fue víctima del ‘violador del ascensor’ el 7 de abril de 1992.

Pedro Luis Gallego ha cumplido varias condenas de prisión desde 1979 | EFE

Mónica relata así cómo ha estado todos estos años: «Yo ahora vivo con normalidad, tengo mi trabajo, mi marido, mi familia, en definitiva, mi vida. No quiero que se me vea como una víctima que no ha conseguido salir de esto, pero sí es cierto que tengo limitaciones, sobre todo en mi vida en pareja, y también tengo mis temores cuando camino sola por la calle y siento pasos cerca. Me paraliza».

Violador multirreincidente desde 1979

‘El violador del ascensor’ acababa de cumplir condena por una violación cometida en 1984, aunque su primer delito fue en 1979 y, desde entonces, ha estado entrando y saliendo de prisión. Así, en 1992, a plena luz del día, asaltó a Mónica, cuando esta iba de camino a casa, apuntándola con una pistola.

La chica fue atada, retenida y violada: «Me dijo que me tenía que matar porque él no iba a volver a prisión. Pero el instinto de supervivencia hizo que en ese momento me inventara que mi madre padecía de corazón y que no le iba a contar nada de esto porque sufriría, le supliqué que me dejara ir y lo hizo. Pero me dijo que si le delataba volvería a por mí».

En 2013 ‘el violador del ascensor’ quedó en libertad y Mónica no logra a entender por qué un violador multirreincidente salga en libertad cada vez. «Puedo llegar a entender que haya que dar una segunda oportunidad a delincuentes que se la merecen. Pero con gente así, si ves que la segunda vez ha vuelto a hacer lo mismo, enciérralo y tira la llave», confiesa, «que se pudra, que se pudra en la cárcel».