Marcelina, la mujer que sufrió quemaduras de primer grado al estallar su Thermomix

Después de un largo proceso, la compañía pagará a la afectada 24.000 euros por los daños causados
Marcelian sufrió heridas de primer grado por culpa de una Thermomix | Cedida

La empresa fabricante del famoso robot de cocina Thermomix tendrá que pagar 24.000 euros a Marcelina Fabián Muñoz, una vecina de Leganés, Madrid, que lleva dos años de lucha legal para conseguir que la compañía recompensara de alguna manera cuatro años de sufrimiento. Y es que Marcelina fue víctima de graves quemaduras cuando la tapa de su robot de cocina estalló mientras cocinaba un puré de calabacín.

La pesadilla de esta mujer de Leganés empezó, tal como relata ‘El Español’, hace 15 años, cuando una vecina le vendió la Thermomix TM-31, que hoy en día tendría un coste de 1.200 euros. El año 2015, Marcelina estaba cocinando un puré de calabacín cuando la tapa estalló debido a un defecto en la goma. La tapadera salió despedida y las aspas repartieron la crema por toda la cocina. Como los alimentos se encontraban en estado de ebullición, la afectada, que se encontraba allí, sufrió quemaduras en los brazos, el pecho y el cuello.

«No sabía lo qué había ocurrido. Solo que se abrió cunado estaba triturando y me saltó el puré», recuerda Marcelina. Inmediatamente, sé hecho agua fría, se fue al hospital y allí le pusieron inyecciones y le hicieron las primeras curas. Pero a partir de ese momento empezó la pesadilla, Marcelina tenía que ir a diario al hospital, curarse las heridas, tomar antibióticos… para poder soportar el dolor. Ella misma recuerda que «aquel año no pude salir a la calle. El dolor era tremendo».

La empresa no se puso en contacto con la afectada

Debido a todas las secuelas sufridas, Marcelina decidió informar a su vecina de lo sucedido, y esta se puso en contacto con la empresa. Un empleado acudió a retirarle la máquina y substituirla por otra. Marcelina asegura que todo y enviar un correo para preguntar sobre el defecto que había sufrido la máquina, nadie le contestó y no obtuvo más respuesta que el la substitución del aparató.

Un año más tarde, Marcelina decidió ponerse en contacto con un abogado, Francisco de Asís, junto al cual demando a la empresa alemana. La afectada recuerda que durante el acto de conciliación «intentamos llegar a un acuerdo, pero ellos no quisieron. Ni siquiera presentaron la máquina que a mí me había causado las heridas».

Después de dos años de trámites, el Juzgado de Primera Instancia número 52 de Madrid le ha dado la razón y ha condenado a la empresa a pagar 17.914 euros de multa más los intereses generados desde que se puso la demanda. En total, 24.000 euros que recibirá Marcelina como compensación por unas quemaduras de primer grado que siempre le recordaran lo que pasó.

Comentarios
María Belén Navarro
Me alegro que hayas tenido suerte y que te lo paguen yo tuve una mala experiencia con la empresa L'Oréal mandé decirles lo que me pasó la alergia que me provocó y hoy por hoy ya no he podido tintarme el pelo más así que se me salieron me salieron bastantes pupas hoy por hoy ya digo no me puedo volver a tintar y aunque me puse en contacto con ellos nunca hicieron caso y aunque tengas abogados pues es que muchas veces tienes que tener dinero bastante para poder pelear porque yo no pude hacer nada y así estoy quién es la primera cosa que me pasó pero bueno ahí está espero que nadie le pase nada y si no pasa consiga que le puedan retribuir lo que a mí no me rayesl