El triángulo amoroso que ha acabado con la muerte de dos jóvenes en Aranjuez (Madrid)

Cele, su mujer, se fugó con el cuñado del autor de los disparos
Imagen del autor de los disparos ingresando en prisión | Policía Nacional

 

A lo largo de esta semana han transcurrido unos acontecimientos del todo excepcionales en el madrileño municipio de Aranjuez. Dos mujeres jóvenes, de 35 y 23 años y de apellido Fernández, recibían disparos desde un balcón, lo que acabaría con sus vidas. Otra mujer, la madre de las fallecidas, también recibía disparos y fue herida y hospitalizada.

El autor de los disparos es Juan Mendoza ‘Juanín’, miembro de una familia gitana apellidada Mendoza. Las víctimas, las cuñadas y la suegra del autor de los disparos. El motivo podría haber sido el hecho de que la mujer de Juanín, una Fernández, huyese con Miguel, su cuñado.

El motivo de los disparos

Según han informado varios medios, entre ellos ‘El Español’, la mujer de Juanín, Cele, se habría marchado con Miguel a vivir el amor que sienten y que no podían demostrar, pues eran cuñados. Deciden marcharse a Yepes (Toledo), para empezar una vida lejos de donde tengan que esconderse. En Yepes, la pareja ocupa un chalé en un barrio residencial que todavía no está acabado, al poco se van y nadie sabe a dónde.

Tras conocer la noticia de que su mujer y su cuñado han huido juntos, Juanín decide irse a vivir a casa de sus padres, a una vivienda de la calle Victoria Kamhi, en Aranjuez. Justo delante de la vivienda de los padres de Juanín, tienen su vivienda los padres de Cele, su exmujer fugada con su cuñada.

La rabia contenida de Juanín terminó por aflorar y, con una escopeta que había en la casa, disparó hasta en cinco ocasiones en dirección al lugar en el que se hallaban sus dos cuñadas, que habían ido a ver a su madre, y a su suegra, que también estaba allí.

El resultado se conoció hace varios días, Lisette y Montse han fallecido tras este suceso. Su madre ha sobrevivido, pero tiene heridas en la pierna izquierda que le perseguirán el resto de su vida.

Además, la familia Mendoza partió hace días del barrio, conscientes de que Juanín podía hacer una locura y saben perfectamente que las venganzas gitanas tienen por objetivo miembros de la familia antes que el propio protagonista. Los Fernández han jurado venganza: «Muerto por muerto», le explicaba un menor de 12 años a un periodista, menor que aprovechó y le dijo «un cigarro, socio».

Juanín nunca aceptó que su mujer abandonara su relación para iniciar otra con su cuñado. En las redes sociales llegó a publicar: «El pecado es una lepra satánica y estando en manos de Satanás consigue lo que él te inculca en tu mente», decía.

Es conocido que Juanín ha tenido un pasado relacionado con el ámbito de las drogas y de las armas. Ha sido detenido por tráfico de drogas y por tenencia ilícita de armas. Durante una época estuvo en prisión, pero no se comportó como debiere según algunas personas, pues dicen que actuó en varias ocasiones de chivato. Sobre todo se chivaba de personas de etnia gitana, con lo que en la cárcel se ganó el odio de muchas personas.

Por este motivo, hoy se encuentra en una prisión diferente a la de Aranjuez, por protección, pues el juez sabe que si lo enviaba a Aranjuez, es muy probable que Juanín fuera asesinado dentro de los muros privativos de libertad.

Comentarios