ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Dos meses de la muerte de Verónica: No hay detenidos por difundir su vídeo sexual

La Policía Nacional sigue investigando a 20 compañeros en Iveco, mientras su familia intenta superar el golpe
Verónica se suicidó al difundirse un vídeo suyo entre sus compañeros en Iveco | Europa Press

Han pasado apenas dos meses y parece que el debate sobre la trágica muerte de Verónica Rubio ha quedado en el olvido. Esta madre madrileña, de un niño de 5 años y otro de 9 meses, decidió quitarse la vida el pasado 25 de mayo. El motivo: la difusión de un vídeo sexual suyo entre sus compañeros de la fábrica de camiones Iveco de Madrid. De momento, sigue sin haber ninguna detención al respecto.  

 

Era sábado y pocas horas antes había discutido con su pareja Dani. Finalmente, mientras él había salido con los pequeños, a las cuatro de la tarde cogió una sabana y se ahorcó en su casa de Alcalá de Henares. No pudo soportar la presión por el acoso sufrido, las risas den el trabajo y la vergüenza vivida por su pareja. 

Intentan superar el golpe en su barrio

Las personas cercanas a Dani confirman que en estas semanas tras la muerte de Verónica intenta hacer todo lo posible para llevar la situación con entereza. Un conocido suyo explicaba, en 'El Español', que casi no sale de casa y que «lo poco que sale lo hace con sus dos hijos a jugar, y no se le ve mucho más, aunque se le ve bien, normal».

Posiblemente todo es más fácil para este técnico de mantenimiento en una compañía de robótica gracias a la ayuda de su madre. Esta le está permitiendo sobrellevar la situación pasando el verano en su piso familiar, junto a él y junto a los niños. Los vecinos también confirmar que al menos, de puertas a fuera, se le ve «yendo al trabajo y con los niños» pero que si «cuando llega a casa, por dentro, se rompe, ni idea».

Sin novedades en la investigación policial

El primer investigado sobre el caso fue un antiguo amante de Verónica que la podría estar chantajeando. Aunque se llegó a entregar en comisaría, los trabajos policiales actuales se centran en un primer grupo de WhatsApp de 20 personas desde donde se empezaron a difundir las imágenes. 

En pleno verano, la planta de camiones está parada hasta el próximo 3 de septiembre pero sus trabajadores aún no viven unas vacaciones completas. La policía sigue requiriéndoles para que vayan a testificar y para que presenten sus teléfonos móviles. Hasta el momento no se han producido detenciones y el caso sigue abierto en un juzgado de Alcalá de Henares. 

También se está pendiente de si se acaba investigando a la empresa por su posible responsabilidad laboral en el caso. Los sindicatos denunciaron en su día que conocían la existencia del vídeo y la situación emocional de Verónica pero que no hicieron nada. Iveco cuenta con un protocolo de acoso pero no se activó. 

Las primeras palabras de un alto cargo de Iveco llegaron el 29 de julio. Gerrit Marx, el presidente de Vehículos Industriales y Especiales del grupo CNH, mostraba su disposición a continuar colaborando y cooperando en el desarrollo de las investigaciones». Confirmaban una investigación interna, algo tarde para los sindicatos, y enviaba el pésame a «el marido, los hijos y otros familiares, compañeros y amigos».

La cuestión es que dos meses sigue sin haber ningún responsable claro sobre la muerte de Verónica. El debate sobre la difusión de este tipo de vídeos estuvo presente pero, como en otros casos, el tiempo lo acabó enfriando. Habrá que ver si el trabajo policial y judicial acabá sentando un precedente que evite este tipo de prácticas tan censurables.