El cuerpo de la joven de Alcalá estaba en un arcón congelador en la habitación donde vivían

A la espera que la autopsia confirme cuando murió, el detenido podría haber estado durmiendo al lado del cadáver durante bastante tiempo
El cuerpo se encontraba en un congelador en la habitación del presunto asesino | Europa Press

La investigación policial sobre el hallazgo de un cuerpo descuartizado de una joven en Alcalá de Henares sigue aportando nuevos datos. El cuerpo, que fue encontrado por la Policía Nacional este jueves, estaba en un arcón congelador en una habitación que la pareja tenía alquilada en el número 3 de la calle Camino de Santiago. 

 

Así pues, a falta de confirmación, el hombre de 42 años podría haber estado durmiendo durante semanas o meses junto al cadáver de su pareja. Será la autopsia, que se realizará este sábado, la que revelará si el cadáver pertenece a la joven de 22 años, desaparecida desde 2017, y pondrá fecha a su muerte. 

El asesino dormía una habitación cerrada con llave 

El propietario de la vivienda ha confirmado que los dos convivían en una habitación que les había alquilado: «Yo tenía alquilada una habitación a estas personas, cerrada con una llave, y yo ahí no he entrado nunca; cuando uno alquila una habitación el propietario no entra a ver qué hay». El piso era un antiguo local que se había habilitado para poder residir en él. 

El detenido podría haber estado viviendo y durmiendo junto al cadáver durante meses | Europa Press

 

Este mismo hombre confirmaba, a la agencia EFE, que la policía le pidió el pasado jueves «colaboración, que abriera la puerta y que fuera discreto». Asegura también que se ha enterado del hallazgo esta misma mañana y que no tenía ninguna sospecha. Parecía «una persona normal y corriente», ha afirmado. 

  

 

 

Decía que habían roto y que se había marchado a Madrid

El detenido, camarero y natural de Jaén, solía frecuentar un bar muy cercano a su vivienda. El encargado del establecimiento, Pablo Ferrero, describía al presunto asesino como una persona «solitaria pero sociable». Ferrero explica que cuando le preguntaron sobre la ausencia de la joven él se limitó a contestar «que lo habían dejado y que se había marchado a Madrid».

A la espera que se confirme su identidad, la víctima era una joven, nacida en diciembre de 1996, era de origen ruso y adoptada como sus otras dos hermanas, también rusas. La madre había denunciado su desaparición el 30 de diciembre, hecho por el cual la policía inició una investigación. Si bien es cierto es que sus relaciones no eran muy buenas y no mantenían contacto desde setiembre de 2017.  

  

 

 

🔴 Los entresijos y las peleas de SÁLVAME en DIRECTO ¡Pincha aquí!

Comentarios