El 'carnicero tatuador' de Valdemoro podría haber matado a su víctima para grabar su agonía

Su ex pareja, también detenida por encubrimiento de asesinato, poseía un perfil en la misma red de sadomasoquismo
Leandro Matías, a la izquierda de la imagen | Cedida

Leandro, el hombre detenido por la muerte de una joven de 18 años en Valdemoro, se definía como una persona obsesionada con la violencia extrema y las torturas crueles en su perfil en una red social de sadomasoquismo.

Una persona de su entorno ha delatado al presunto asesino y ha denunciado su perfil ante la Guardia Civil. En esta red social conocida como Deep web, Leandro subía imágenes con el rostro tapado y mostraba su cuerpo musculado y tatuado. También estaba obsesionado con las mujeres y subió impactantes imágenes como la de una joven encubierta de cera o de su espalda repleta de marcas con un mensaje que decía «regalo de mi preciosa nena para mí».

El foco también ha recaído sobre su ex pareja, también detenida por encubrimiento de asesinato, puesto que tenía un perfil en esa red con el seudónimo ‘Propiedad de Butch (carnicero)’. Según su delator, «al acusado le gustan las torturas crueles y es un amante de lo ‘gore’, las películas de terror  y de las ‘snuff movies’ con imágenes de crímenes reales».

El agresor podría haber grabado a la víctima para obtener beneficio económico

Por otra parte, según han informado fuentes del entorno del acusado, su última actividad en esta red fue hace 10 días, tan solo 2 días antes de haber matado presuntamente a su víctima. La persona que ha facilitado estos perfiles del ‘carnicero tatuador’ a la Guardia Civil, asegura que podría haber grabado la agonía, ejecución y posterior descuartizamiento de su víctima para subirlo —incluso para sacar beneficio económico— a la red oscura.

Juan Manuel, el mejor amigo de Leandro, ha insistido en que no quiere justificar lo que ha hecho su amigo: «Por tener figuras y calaveras de adorno no significa que haga brujería o practique esto más veces», afirmando además que «en sus relaciones con las mujeres a mí me parecía que a veces era un calzonazos».

Comentarios