Buscan a dos hombres por lanzar bombonas de butano a varios policías desde una azotea en Madrid

Los individuos consiguieron escapar saltando por los tejados
Imagen de archivo de la Policía Municipal de Madrid. | Policía Municipal de Madrid

 

La Policía Municipal de Madrid busca desde el martes a dos hombres por lanzar bombonas de butano a varios agentes que estaban en la calle desde la azotea de un edificio, ha informado a Europa Press el Cuerpo Local en un comunicado.

Los hechos ocurrieron el pasado martes, 26 de febrero, a las 17 horas en la calle Vicente Camarón, en el barrio de Lucero, cuando agentes de la Unidad Integral del Distrito de Latina realizaban patrullaje preventivo. Entonces vieron a una mujer que se encontraba gritando en medio de la calle, visiblemente alterada.

 

 

Cuando llegaron a su altura, comenzaron a escuchar gritos desde la azotea, a dos personas insultando y amenazando de muerte a los agentes, momento en el cual les lanzaron una bombona de butano, pudiendo ser esquivada por los mismos. La mujer que se encontraba gritando animaba a dichos individuos a lanzar las bombonas sobre los agentes, y reconoció ser la madre de uno de ellos.

Los policías tuvieron que pedir refuerzos, haciendo acto de presencia un indicativo de la Unidad de Apoyo a la Seguridad. Mientras tanto, los individuos que estaban en la azotea colocaron dos bombonas de butano encima del portal, para lanzarlas en caso que los agentes accedieran al mismo. El acceso peatonal tuvo que ser cortado.

La mujer se negó a identificarse y respondió a los policías agrediéndoles, insultándoles y dándoles patadas. Fue detenida por atentado contra agente de la autoridad.

Cuando los agentes consiguieron subir a la azotea estaban colocadas las dos bombonas para ser lanzadas al vacío, pero los individuos se habían dado a la fuga saltando por los tejados. La Policía Municipal está realizando investigaciones para averiguar su identidad.

 

Imagen de las joyas sustraídas por la Policía Nacional. | Policía Nacional

 

Detenidas 15 personas de un entramado criminal dedicado a sutraer joyas mediante el «hurto amoroso»

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un total de 15 personas como integrantes de un entramado criminal dedicado a sustraer joyas por el procedimiento del «hurto amoroso», ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

La trama estaba conformada por tres organizaciones que actuaban de forma conjunta: una dedicada al robo de joyas, otra a recepcionar el material sustraído y una tercera encargada de dar salida en el mercado a los metales preciosos.

La investigación se inició en el mes de agosto del año pasado, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la venta de piezas de oro de dudosa procedencia en diferentes casas de compraventa de productos de segunda mano.

Además y en aras de eludir los controles policiales, el dueño de uno de estos establecimientos «anotaba las ventas quebrantando la legislación fiscal, pudiendo así asegurar su implicación en el entramado criminal».

A lo largo de la investigación se pudo constatar que las piezas de joyería vendidas procedían de otro de los grupos especializados en robos en los que se empleaba el mismo procedimiento en la sustracción, el conocido como «hurto amoroso».

 

Imagen de archivo de la Policía Nacional. | Policía Nacional

 

En todos los hechos se repetía el mismo método: personas de edad o con incapacidad son abordadas por mujeres jóvenes que muestran una actitud cariñosa, llegando a ofrecerles favores sexuales incluso, para en un descuido o en ocasiones empleando la violencia, sustraerles efectos de valor como joyas o dinero.

Los investigadores detectaron que las acciones delictivas se centraban en las inmediaciones de un conocido centro comercial y alrededor de centros de salud y templos religiosos. También se hacían pasar por una asociación de discapacitados con el pretexto de recoger firmas para abordar a turistas y hacerse con sus carteras.

Esta organización encargada de cometer los robos suministraba las joyas obtenidas al tercer grupo del entramado en ocasiones acompañados de menores, que portaban los metales preciosos para no levantar sospechas en caso de actuación policial.

Por último, este grupo de ciudadanos que conformaba la tercera organización, se encargaba de dar salida a los metales preciosos a través de compradores en diferentes provincias del país e incluso a adquisidores asentados en Italia.

En la operación, se han realizado un total de siete registros interviniéndose un vehículo, casi 20.000 euros en efectivo además de dinero procedente de otros países, 18 teléfonos móviles de alta gama, relojes, más de 1.400 gramos de piezas de joyería, útiles para el mantenimiento de los metales y documentos utilizados como «muletas» para cometer los hurtos con anagramas de una asociación de discapacitados.