Un agente ebrio, implicado en el accidente múltiple donde murió un hombre en la M-45

La víctima circulaba zigzagueando cuando fue detenido por un municipal fuera de servicio, sin señalizar el lugar ni los vehículos, un tercero colisionó con ellos
Una colisión múltiple en la M-45 deja un fallecido y dos heridos en Madrid | Emergencias Madrid

Tres vehículos se vieron implicados en un accidente de tráfico en la M-45, a la altura de Vallecas en Madrid, en el que un hombre perdió la vida el pasado 23 de noviembre. Concretamente, la víctima, Boris, de 49 años y de años origen ecuatoriano, conducía una furgoneta zigzagueando por la carretera cuando fue parado por un agente fuera de servicio de la Policía Municipal.

En ese momento, ambos vehículos se encontraban en un lateral y fueron envestidos por un tercero, en el que viajaban dos jóvenes policías nacionales, Carlos y Kevin, de 32 y 27 años, el primero triplicando la tasa de alcohol permitida.

Carlos triplicaba la tasa de alcoholemia

Los hechos tuvieron lugar sobre las 23 horas del día 23 en el kilómetro 17 de la M-45. En ese punto un policía municipal fuera de servicio y circulando con su vehículo particular dio el alto a una furgoneta que iba haciendo eses por la carretera de circunvalación, deteniéndose los dos vehículos en un carril derecho de la calzada, aunque sin señalizar ni el lugar ni los vehículos debidamente, según el atestado al que ha tenido acceso Europa Press.

Minutos después, dos policías nacionales de la comisaría de Villa de Vallaecas fuera de servicio, novatos desde 2017, que iban con un coche particular, pasaron por la carretera y no pudieron esquivar la furgoneta, por lo que se empotraron contra ella, quedando totalmente destrozada, mientras que Boris, su conductor, quedó atrapado en su interior. Los sanitarios comprobaron que estaba en parada cardiorrespiratoria y politraumatizado e iniciaron las maniobras de reanimación, que se prolongaron durante 30 minutos. Como no dieron resultados, solo pudieron confirmar el fallecimiento.

Los facultativos también atendieron a Carlos quien presentaba una luxación en el brazo y fue trasladado con pronóstico grave al Gregorio Marañón, triplicando la tasa de alcoholemia permitida por Ley, junto a Kevin que había resultado herido leve y presentaba un pronóstico reservado, mientras que el policía municipal resultó ileso. Ambos agentes nacionales han sido acusados de un homicidio imprudente y se les ha abierto un expediente disciplinario.

Boris era repartidor y tenía tres hijos

Según ha compartido la hija de la víctima, Lizeth de 26 años, a ‘el Español’, su padre «siempre les mandaba dinero» a pesar de que vivía en España y nunca se olvidaba de sus tres hijos, «les pagó el estudio, la alimentación, el vestido…». Además, la joven ha expresado que Boris echaba de menos su tierra natal, Ecuador, de donde se marchó hace dieciocho años para trabajar en España y tras separarse de su mujer: «Yo creo que se sentía solo allá. Partió en busca de una mejor vida y nunca se olvidó de nosotros. Siempre era amoroso pese a la distancia», explica la joven.

El hombre encontró en Madrid un trabajo en una empresa china como repartidor y empaquetador, y con el dinero ganado pudo cuidar de sus hijos desde la distancia. «A pesar la distancia y de las diferencias que teníamos, mi papá era una persona amorosa con sus hijos», asegura Lizeth, lamentando la pérdida de su padre de quien no pudo despedirse.

Además, los hijos de Boris quieren repatriar su cuerpo para que descanse en su país natal, sin embargo, Lizeth cuenta que no sabe si podrán permitírselo, pues cuesta 8.000 dólares, por lo que probablemente el hermano de la víctima, que también reside en Madrid, se encargará de trasladar «las cenizas a Ecuador cuando venga de visita».