ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Herido un ciclista de 33 años y vecino de Logroño tras sufrir una caída en la antigua N-232

Además, el Fiscal pide 17 años de cárcel para un hombre que acuchilló a su expareja
Imagen de archivo de una ambulancia del SERIS. | Rioja2

 

Un ciclista de 33 años ha resultado herido este sábado tras sufrir una caída en la antigua N-232, sentido Logroño, en el término municipal de Ausejo.

Según informan desde el Centro de Coordinación SOS RIOJA 112, un particular ha sido el que ha dado aviso del suceso alrededor de las 10,30 horas de esta mañana y hasta el lugar de los hechos se han personado los recursos de emergencias del Servicio Riojano de Salud y se ha notificado a la Guardia Civil.

A consecuencia del accidente, el herido, vecino de Logroño, ha sido trasladado a la Fundación Hospital de Calahorra.

 

Imagen de archivo del Palacio de Justicia de la Rioja. | EspañaDiario.es

 

El Fiscal pide 17 años de cárcel para un hombre que acuchilló a su expareja, de la que ya tenía órdenes de alojamiento

El Fiscal solicita una pena de 17 años de prisión para un hombre (L.A.) acusado de un delito de asesinato en grado de tentativa, entre otros, al acuchillar a su expareja (D.M.) con la que ya tenía diferentes órdenes de alejamiento así como otras condenas por lesiones en el ámbito de la violencia contra la mujer.

Según el escrito del Fiscal, los hechos se remontan al 2 de septiembre de 2017 cuando el acusado se encontró, mientras estaba sentado en un bar, a su expareja acompañada de su hija, su hermana y su sobrina. En ese momento, el acusado «con ánimo de amedrentarlas y siendo plenamente consciente de que infringía la pena indicada» les gritó: «esto no va a quedar así, vas a pagar todo lo que me estás haciendo, te voy a matar», momento en el que las mujeres aprovecharon para abandonar el lugar y dirigirse a su domicilio.

Posteriormente, ya en el domicilio, la hermana de la víctima bajó la basura dejando abiertas tanto la puerta de la vivienda como la del portal del edificio, situación que aprovechó el acusado para acceder al interior de la casa «siendo plenamente consciente de que ésta no le daba permiso». La hermana observó cómo éste entraba en el edificio y fue detrás de él con la finalidad de avisar a la víctima.

Tras encerrarse el acusado en el baño, instantes después fue a la cocina, donde se encontraba D.M. y cogió un cuchillo de trece centímetros de hoja situado en la encimera. Se dirigió así a donde estaba la mujer y «con ánimo de acabar con su vida», lo esgrimió e intentó clavárselo en el pecho, justo a la altura del cuerpo donde existen órganos y vasos vitales, mientras gritaba: «Ni para mí, ni para el diablo».

Sin embargo, la víctima adivinó la voluntad del procesado y pudo interponer su brazo izquierdo, alcanzando el cuchillo a dicha extremidad.

En ese momento, la hermana entró en el piso y agarró a la hija de la víctima en brazos aunque el procesado «con ánimo de menoscabar la integridad física ajena» la empujó haciendo que ambas cayeran al suelo y comenzó un forcejeo.

Poco después, la víctima, su hermana y las dos menores consiguieron zafarse del procesado y abandonar la vivienda corriendo pidiendo auxilio a los transeúntes.

Tras dicho suceso, el juzgado de 1ª Instancia de Instrucción número 1 de Calahorra dictó la prisión provisional comunicada y sin fianza del procesado.

Para el Fiscal, estos hechos son constitutivos de un delito de allanamiento de morada y de asesinato en grado de tentativa. Además le impone un delito de amenazas graves no condicionales, un delito de quebrantamiento de condena y dos delitos de lesiones leves. Además, en el delito de asesinato en grado de tentativa concurre la circunstancia agravante de parentesco.

Con todo ello, procede imponer la pena de 12 años de cárcel por el delito de asesinato en grado de tentativa así como 2 años por el de allanamiento de morada. Por el de amenazas graves solicita otros 2 años y por el de quebrantamiento de condena, 1 año. Además no se podrá acercar a la víctima durante 15 años ni establecer contacto con ella.

A su vez, el Fiscal solicita que la clasificación del procesado en el tercer grado de tratamiento penitenciario no se efectúe hasta el cumplimiento de la mitad de la pena impuesta, en el supuesto de recaer sentencia condenatoria y que se le imponga una pena de prisión superior a cinco años.