Un clan familiar mató y tiró a un ganadero a una balsa de La Rioja

Javier Castillejo, de 42 años, desapareció el 5 de setiembre de 2018
Un clan familiar asesinó y tiró a una balsa a Javier Castillejo | Catalunya Diari

La noche del 5 de setiembre de 2018 se denunció la desaparición de Javier Castillejo, de 42 años de edad, un granjero de pollos de Alfato, en La Rioja, que aquella noche no había vuelto a casa en Aldeanueva de Ebro, según declaraciones de su mujer. Horas más tarde de la denuncia, la Guardia Civil encontró su cuerpo semihundido y lastrado en una balsa de riego próxima a la zona.

De la autopsia se extrajo que Javier Castillejo había sido apuñalado hasta la muerte, además de haber sido golpeado, atado y amordazado antes de ser trasladado en el maletero de su propio coche a la balsa donde se depositó el cuerpo.

Hace unas semanas, un año después del asesinato, los agentes detuvieron a siete miembros de un clan familiar de etnia gitana los cuales estarían implicados en el crimen, según el diario ‘ABC’. Los detenidos son cuatro hombres y tres mujeres de entre 20 y 61 años y residentes de Calahorra y Autol.

Juan Gabarri Abadiano de 41 años, el supuesto cabecilla, era el «hombre de confianza» de la víctima, según la investigación, por lo que sabía sobre los negocios legales y otros no tan legales, de la víctima. El día de la muerte de Javier Castillejo, según las conclusiones de la investigación, Gabarri sabía que su jefe estaría solo y que además llevaría consigo una importante cantidad de dinero en efectivo, por ello se le acusa de planificar, organizar y ejecutar el crimen. Parte de los incriminados están acusados de colaborar y oreos de ocultar el crimen.

Los asesinos colaboraron en el dispositivo de búsqueda

Gabarri y sus dos colaboradores directos participaron incluso en el dispositivo de búsqueda, ya que tenían el convencimiento que el cuerpo no iba a salir a flote porqué lo habían lastrado con un contrapeso atado a la cintura. Pero el material plástico que recubre la balsa no fue suficiente y el cadáver salió a flote. Una vez encontrado el cuerpo, los tres acusados dejaron de tener contacto entre ellos e incluso se cambiaron más de una vez de vivienda.

Tras la detención de los acusados aún hay una pregunta sin respuesta: ¿Por qué estaba en libertad Juan Gabarri? El cabecilla ya había sido detenido en 2011 por los Mossos d’Esquadra como presunto autor de la muerte de Santiago Mir, un empresario de Lérida. Tras matarlo el 1 de agosto de 2019 en su casa, de un tiro en el cuello, Gabarri y dos colaboradores fueron a la cárcel, pero pasado el tiempo de prisión provisional Gabarri quedó en libertad.