La predicción semanal de Virgo del 13 al 19 de enero

Tu predicción de Virgo para esta semana

Índice Ocultar

Amor

En el pasado has estado muy seguro de ti; aunque no te gusta alardear, te has considerado el rey del mambo en muchas ocasiones, y destilabas confianza en cada una de tus acciones.

¡Bendito tiempo aquel! Porque en esta semana tu seguridad será fluctuante. No sabrás cómo hacer frente a tus obligaciones familiares, y la persona que amas te impondrá más de la cuenta. En ocasiones, hasta dudarás de cuánto puedes conocerla.

A medida que pasen los días, ese bloqueo mental se irá disipando; la sangre no llegará al río porque sabrás qué esfuerzos son los que debes llevar a cabo. Un consejo: nunca lograrás ser perfecto, ni diseñar veladas perfectas, así que ¡baja un poco la guardia! Abraza esa improvisación de la que tanto reniegas, Virgo.

 

NOVEDAD: Virgo, tu predicción y los mejores consejos ahora en Instagram ¡Pincha aquí y síguenos!

 

Dinero

Vas a recibir información privilegiada sobre unos negocios que tienes entre manos. Emplea esas cartas que te van a regalar con maestría, pero no te adelantes a las jugadas de los demás, o dejarás al descubierto tu secreto.

En tu entorno de trabajo te favorecerá observar mejor a quienes tienes cerca; hay mucha sabiduría cerca de ti y podrías emular a algunos de tus compañeros, sobre todo, en la forma en la que gestionan los éxitos y las derrotas. ¡No veas todo en tonos negros!

Eres muy duro contigo mismo, y te cuesta perdonarte tus errores o tus descuidos. No obstante, harás oídos sordos cuando tus amistades te inviten a tomarte todo con un poco más de tranquilidad.

Salud

Los años no pasan en balde, y en esta semana notarás algunas dolencias que tiempo atrás no tenían. Aprenderás que el tiempo pasa muy rápido y que debes exprimir cada día tanto como puedas.

Para recargar energías, las actividades al aire libre te vendrán de maravilla, ya sea echar un partido de fútbol con los amigos en el parque, o caminar con tu mascota por hermosos senderos campestres.

Huye en medida de lo posible a enclaves en los que no haya humos ni contaminación, ni siquiera acústica, pues los excesos de ruidos no son los mejores aliados para las jaquecas o los dolores de cabeza.