10 de enero de 2020 - Eclipse penumbral: ¿Cómo te afectará?

Descubre cómo te influirá este eclipse lunar según tu signo del zodiaco.
Eclipse lunar en su punto álgido
Eclipse Lunar en Cáncer el 10 de enero de 2020 | CEDIDA

El próximo 10 de enero de 2020 tendrá lugar el primero de los cuatro eclipses lunares previstos para este año. Se trata de un eclipse penumbral, en el que la luna pasa a través de la sombra de la Tierra creando una penumbra en el 90% de la superfícies de su disco. 

Este fenómeno produce cambios en el comportamiento de las personas, y es especialmente sensible a los rasgos psicológicos y emocionales de cada signo del zodiaco.

Eclipse penumbral: ¿Qué es y cómo nos afecta?

Un eclipse lunar se produce cuando la luna ingresa en alguna de las zonas de las sombras de la tierra. En el eclipse umbral, desde la perspectiva de la luna el Sol es ocultado por completo por la Tierra y este irradia la luz desviada por la atmósfera en una refracción que da un color rojo muy característico: se llama Luna de Sangre.

En el eclipse penumbral, en cambio, el Sol se encuentra sólo parcialmente ocultado y sigue iluminando a la Luna, cuya superficie se ve ligeramente oscurecida al atravesar la periferia de la sombre de la Tierra. Se trata de un fenómeno poco perceptible al ojo humano, pero en cambio tiene una considerable incidencia en nuestro estado de ánimo.

La luna es uno de los astros más sensibles del firmamento astrológico: está asociada con el pasado y la seguridad, y su regencia transmite una gran intensidad emocional. Por eso, este eclipse lunar desencadenará, como es habitual, importantes cambios en la psique. 

Cuando la luna se encuentra estable ofrece buena suerte, equilibrio espiritual y salud, pero cuando sufre un eclipse puede provocar estrés, mal humor y depresión. También altera el ciclo hormonal, especialmente en las mujeres, y puede dar lugar a delirios transitorios.

¿Cómo será el eclipse de enero de 2020?

El eclipse del próximo día 10 de enero de 2020 durará 4 horas y 5 minutos en total, aunque ninguna parte de la Luna estará en completa sombra. El último eclipse lunar total tuvo lugar en enero de 2019 y no se repetirá hasta el 26 de mayo de 2021.

En este caso, el comienzo del eclipse penumbral del 10 de enero de 2020 empezará a las 18:08 y finalizará a las 22:12, (hora española) llegando a su máximo a las 20:10. En esta ocasión, el eclipse será visible desde Asia, Oceanía, Europa y África, una parte de Sudamérica (el extremo noroeste del Brasil) y de Estados Unidos. El fenómeno puede pasar desapercibido si no se presta especial atención. Además de este eclipse, habrá otros tres a lo largo del año: el 5 de junio, el 5 de julio y el 30 de noviembre.

En el plano astrológico, en esa fecha Mercurio, Plutón y Saturno estarán en posición opuesta a la Luna, y por lo tanto será un momento de gran enfrentamiento y tensión en todas partes. El eclipse penumbral del próximo enero puede transmitir melancolía y períodos depresivos.

¿Cómo te influirá el eclipse penumbral según tu signo del zodiaco?

Los eclipses lunares no afectan a todos por igual y, en el caso del eclipse penumbral del 10 de enero de 2020, tendrá especial incidencia en Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis, pero lo importante es transformar las oportunidades en aspectos positivos.

Aries (21 marzo-20 abril)

El mundo de Aries se ve sacudido por un repentino cambio de planes y tendencias. Su fe queda amenazada y sus creencias son puestas en cuestión, y eso le obliga a abrir nuevos caminos y abrazar nuevas posibilidades con la mente abierta y el corazón entregado.

El dinamismo de este signo le otorga una gran ventaja frente al fenómeno, pero no debe subestimar el poder emocional de la luna. Todo lo planificado puede venirse abajo y, en especial, el ámbito del amor y la amistad puede presentar retos importantes.  

Tauro (21 abril-21 mayo)

El eclipse de luna en el eje Cáncer-Capricornio te llevará el 10 de enero de 2020 a potenciar tus poderes de seducción para reforzar los ámbitos del amor y la amistad. Aunque este signo se verá más influenciado por los eclipses solares durante el año natural, en este caso puede experimentar el retorno de algunas inseguridades en el ámbito emocional.

En particular, los Tauro pueden verse afectados por viejos complejos que les impiden sacar lo mejor de sí mismos. En el plano laboral, los proyectos compartidos y la asociación atraerán mejores beneficios que la imposición. No es un momento para fuertes inversiones.

Géminis (22 mayo-21 junio)

La incidencia de Venus en la órbita de Géminis suaviza los efectos del eclipse lunar, que sin embargo afecta a su constelación de una forma especial. Los proyectos profesionales pueden sufrir un descalabro que desencadenan estrés y frustración personal.

Para este arranque del año, es importante que Géminis evite sacar su lado más competitivo y aprenda a reconocer sus propios límites. El amor puede ser el refugio de sus dolencias, y cuando se sienta triste y deprimido debe explotar el brillo reluciente que le ofrece Venus: lanzarse a la conquista será la mejor forma de combatir los efectos del eclipse.

Cáncer (22 junio-22 julio)

La vulnerabilidad de Cáncer aumenta pero su nostalgia se convierte en algo más optimista que lo habitual: lo que normalmente acaba reducido a una melancolía hiriente, en este eclipse adquiere gran altura intelectual que le permite ordenar recuerdos y experiencias.

Es un período muy positivo para que Cáncer se reubique en su plano vital y encuentre por fin su lugar entre tanto desorden. Controlar las emociones y evitar las tentaciones puede ser, durante este período, muy acertado para dar prioridad al dominio de la razón y utilizar de forma pragmática el favorecimiento de las relaciones productivas y duraderas.

Leo (23 julio-22 agosto)

Leo puede explotar su propia esencia si se esfuerza en ofrecer su lado más reluciente. El tránsito de Venus favorece el desarrollo de sus artes amatorias, aunque el eclipse penumbral amenaza con llevar sus pasiones al extremo y caer en peligrosos excesos.

La afectación del eclipse en Leo afecta especialmente el ámbito del trabajo, agravado también por la presencia de Saturno en Tauro, que complica las transacciones. No es un mes propicio para los negocios, pero sí para expandir las relaciones humanas y para reforzar los aspectos del organismos que hasta ahora se veían bloqueados.

Virgo (23 agosto-22 septiembre)

Los nativos de Virgo sufren especialmente el eclipse de Luna en Cáncer y lo notarán en el aumento del estrés y el agravamiento de sus frustraciones. Virgo tiene que evitar obsesionarse con el trabajo y esforzarse en buscar el apoyo de los suyos en los momentos más tristes. El ámbito familiar se presenta como el punto de sujeción más firme para este signo.

Las figuras femeninas de la familia son especialmente indicadas para acompañar a Virgo en este tránsito doloroso. Será un momento muy especial para reforzar la humildad y aprender grandes lecciones de la vida: la generosidad y la honestidad.

Libra (23 septiembre-22 octubre)

Los aspectos astrales dibujan un panorama más relajado para Libra, que ser verá beneficiado por la buena marcha de sus proyectos, el asentamiento de las relaciones personales y la leve remisión de síntomas que acechaban en el organismo.

Todo ello crea las condiciones para un inicio de año lleno de optimismo, suficiente para ahogar cualquier efecto que el eclipse lunar pueda reproducir en el ámbito de Libra. El tránsito de Venus no solo refuerza su autoestima y su capacidad de seducción, sino también los poderes psíquicos y aquellas virtudes que la hacen especial en el ámbito laboral.

Escorpio (23 octubre-22 noviembre)

El bajón anímico de estos días puede dar salida a achaques habituales en el organismo: la conexión entre el estado de tu mente y tu estado físico adquiere más intensidad. Esforzarse en aprovechar los instantes de alegría y encontrar la felicidad en los pequeños detalles es la tabla de salvación de un período que tiende a la tristeza y el pesimismo.

En el amor, los augurios no son muy favorecedores durante este lapso lunar, y en cuanto al dinero puede que algunos pagos esperados se retrasen más de lo habitual, lo cual puede generar ansiedad. Tómate un tiempo para dar serenidad y equilibrio a tu mente.

Sagitario (23 noviembre-21 diciembre)

Época de refuerzo de los propios intereses, especialmente en el ámbito económico, y de revisión de las relaciones personales hacia a una actitud más sincera y honesta. Es el momento de dejar ir algunas personas que no aportan nada, y de dedicar más tiempo a aquellas personas que pueden lograr un cambio interior hacia la satisfacción.

Pero el eclipse penumbral amenaza también con reforzar aspectos anímicos peligrosos para el avance de tus finanzas: la temeridad, el egoísmo y la ambición desmesurada te llevan al precipicio. Renunciar a ellos será difícil, pero gratificante.

Capricornio (22 diciembre-20 enero)

Capricornio empieza este enero de 2020 un apasionante camino hacia el crecimiento personal que puede acabar en algo muy grande si aparca todos los prejuicios. Los cambios internos pueden aparecer, en el eclipse de enero, como un shock inicial, pero pronto apreciará el curso de los mismos como una llamada a cultivar su grandeza espiritual.

A partir de entonces, Capricornio se sentirá empujado a un ejercicio de introspección ideal para saldar cuentas pendientes consigo mismo, aprender a perdonar los antiguos errores y saber ofrecer a los demás mucho más de lo que está dispuesto a asegurar por sí mismo. 

Acuario (21 enero-19 febrero)

Acuario aparecerá de un modo más natural a la vista de los demás y eso le permite explotar sus virtudes con más libertad y confianza. Aunque se advierte la ruptura de buenas amistades, también se refuerza la expansión social y el entusiasmo en los proyectos, así que es un momento clave para conocer personas y plantear ideas atrevidas.

Intenta no abandonar a las personas que están a tu alrededor. Lánzate sin reservas a la conquista de nuevos corazones y terrenos sin explorar, pero intenta evitar que el eclipse penumbral oscurezca también el ámbito de tus amistades. Cuida de ellas. 

Piscis (20 febrero-20 marzo)

Las dificultades en el ámbito de la pareja, y la complicación de algunos aspectos laborales, son sólo un estímulo para el descubrimiento de nuevas prioridades. Ordena tus necesidades y centra toda tu energía en solucionar los problemas que te agobian.

El eclipse penumbral de este enero tiene una especial incidencia en el alma de Piscis, que siente la tentación de romper la baraja y empezar de cero. No te precipites, el momento de la plenitud está cerca pero requiere de tu paciencia. Recurrir a tu fortaleza para enfrentar los problemas de una forma racional asegura el tránsito hacia futuras oportunidades.



Comentarios
ramon dominguez
kiero saber si mi es pareja rregresara con migo para sienpre y m sera fiel y se olbidara de la otra pareja y si se dara pronto su rregreso si o no

envía el comentario