Sergio, el vendedor de castañas de A Coruña, es «el hombre más rico del mundo»

«Cuanto más pronto te jubiles, más pronto mueres»
Sergio lleva ocupando la misma esquina de la calle Real desde 1960 | España Diario

Sergio Gallego empezó a trabajar con tan solo 13 años en las dos empresas que fundó: la de helados para los veranos y de castañas para los inviernos. Desde 1960, año en el que empezó a trabajar, lleva 59 años en la misma esquina de la calle Real de A Coruña. Ahora su historia ha quedado recogida en 'El Español' por Ana Narváez, que ha querido homenajear así a una de las caras más reconocibles de la ciudad gallega.

Manolo Rivas, escritor coruñés, ha publicado en una red social una referencia a Sergio en el día en el que han actualizado la lista Forbes y en la que aparece Amancio Ortega como la fortuna más poderosa de España y la sexta del mundo:

«Un secreto a voces en #Coruña de lo que no se enteró Forbes: Amancio Ortega es el segundo hombre más rico del mundo. El primero es un vendedor de castañas con carro en la calle Real»

«Solo un poquito, me hizo una donación hace poco», responde con gracia Gallego ante las palabras del escritor. «Ahora no es como antes, con tener para vivir holgadamente, tener para comer y para beber, nos es suficiente», afirma.

«Cuanto más pronto te jubiles, más pronto mueres»

Sergio afirma para el citado diario tener ahorros, pero no quiere ni escuchar hablar de la jubilación: «Si me quedo en casa me aburro. Quedarse en el sofá es para que venga antes la muerte. Cuanto más pronto te jubiles, más pronto mueres».

Pura, su mujer, ha compartido con Sergio estos años de trabajo y advierte que: «Sergio ya no está para andar solo por las carreteras ni cargando sacos, ahora va acompañado del hijo».

La pareja recuerda los inicios de Amancio Ortega con alegría y cuando la reportera de ‘El Español’ le pregunta si le compró alguna camisa, Sergio responde que: «¡Qué va! Si de aquella no tenía para comer, ¿cómo le iba a comprar camisas?». Pura afirma que: «Que no nos falte nunca Amancio, es un orgullo para la ciudad».

Sobre su riqueza, en comparación con la del gigante del sector del textil, dicen que: «Somos ricos de salud, de momento».