Un guardia civil salva la vida al bebé de dos días de su compañero que se estaba asfixiando en Pontevedra

El agente fue elogiado por su madre y todos los compañeros del cuartel tras salvar la vida del pequeño
Imagen de archivo de un bebé cogiendo la mano de su madre | iStock

Un guardia civil destinado en Galicia le salvó la vida al hijo recién nacido de un compañero que había sufrido una crisis respiratoria severa.

Los hechos sucedieron ayer cuando varios agentes se encontraban circunstancialmente en el cuartel de Cangas para realizar algún trámite cuando, de repente, una mujer entró en las oficinas gritando desesperadamente. Al escuchar esos gritos, los policías se acercaron al lugar desde donde la mujer estaba pidiendo auxilio para su hijo que a penas tenía 48 horas porque se estaba asfixiando.

Uno de los agentes comenzó a realizarle varias maniobras de reanimación porque el niño estaba inconsciente, sin respiración y con un aspecto azulado debido a la asfixia. Finalmente, el guardia civil consiguió que el bebé volviera a respirar.

Según apunta 'El Faro de Vigo', la actuación de este policía fue alabada al escuchar de nuevo los llantos del recién nacido. Elogiado por la madre, por todos sus compañeros que se encontraban en el cuartel y por los servicios sanitarios que acudieron para atender la incidencia, se enteró después de que el bebé era el hijo de un compañero que vivía en uno de los pabellones del Cuartel.

Finalmente, la ambulancia trasladó al bebé a un centro médico en el que sigue en fase de observación pero recuperándose satisfactoriamente.