Un hombre denuncia a un vecino por abusar sexualmente de su perra en Santiago

Según los informes del veterinario, la perra tenía reiteradas infecciones vaginales graves y los abusos podrían ser el origen
La perra, de raza Bóxer, habría sido víctima de abusos durante varios meses | GTRES

 

Un hombre de Santiago ha denunciado a un vecino por, supuestamente, haber abusado sexualmente de su perra y, en consecuencia, haberle causado infecciones vaginales. Según información de ‘La Voz de Galicia’, la Policía Nacional del lugar se encuentra ya investigando lo sucedido como un presunto caso de maltrato animal que han llegado a describir como «vomitivo».

Al parecer, el dueño de la perra, de raza bóxer, se habría percatado de lo que estaba sucediendo después de que el animal sufriera infecciones reiteradas y bastante graves. El hombre la tuvo que llevar en distintas ocasiones al veterinario pero las primeras veces no había manera de determinar cuál era el origen de su problema.

Después de varias visitas, el veterinario decidió hacer exploraciones más exhaustivas a la perra que le permitieron descubrir que el origen de todo era que alguien estaba abusando sexualmente del animal. Según la denuncia presentada, los abusos habrían sido «introduciendo reiteradamente la mano en la vagina de la perra».

Hay que mencionar, sin embargo, que en la investigación, por el momento, no se descarta tampoco que se pudiera haber introducido alguna otra cosa.

El hombre grabó los abusos a la perra

Después de conocer que alguien estaría abusando de su perra, el dueño decidió cerciorarse de lo que estaba sucediendo gracias a las imágenes de una cámara que tenía grabando. Así pues, el hombre ha denunciado al supuesto vecino, como responsable de los hechos, tras haber aportado un CD con imágenes de los abusos.

Según la denuncia del hombre y los informes del veterinario, los abusos se habrían producido entre los meses de julio de 2018 y marzo de este 2019. La Policía Nacional se encuentra ahora investigando los hechos, que podrían suponer una condena de entre tres meses y un año de cárcel por maltrato animal.