URGENTE

Violan a una niña de solo 14 años en Manresa, Barcelona

Sandra, la mujer asesinada ante sus hijos por su ex marido en Valga, había puesto cámaras en su vivienda

Los niños tienen 7 y 4 años y han quedado al cargo del abuelo
Imagen de las dos hermanas asesinadas en Valga | España Diario

 

Ayer por la mañana, prácticamente a primera hora, informábamos del cruel asesinato de tres mujeres por un hombre en la localidad de Valga (Pontevedra). Tras pasar unas horas desde la consecución del suceso, José Luís, el autor confeso, se entregó a las autoridades y ha confesado el lugar en el que dejó el arma del crimen.

Así, a las 8.15 horas de la mañana de este lunes, 16 de septiembre, José Luís se encontraba frente a frente con su ex mujer, Sandra. Ella se disponía a llevar a sus dos hijos en común al colegio cuando se encontró ante sí a su ex marido.

Una acalorada discusión da inicio y, cuando Sandra decide dejar el tema y se dispone a entrar al coche para llevar a los niños, José Luís saca el arma que lleva escondida y dispara a Sandra sin que ésta tenga posibilidad de reacción.

Ante el ruido de los disparos, Alba, hermana de Sandra y de 27 años, sale en auxilio de su hermana. Tras verla, José Luís no vacila y abre fuego contra su ex cuñada, que acaba muriendo por heridas de bala.

Además, José Luís también acabó con la vida de su ex suegra, que también salió del domicilio en el que se hallaban las tres —la casa de Sandra, que había compartido hasta hace dos años con su ex marido y asesino—, y de nuevo el hombre no dudó y acabó a disparos con la vida de la abuela de sus dos hijos.

Además del terrible suceso, José Luís acabó con la vida de sus familiares ante los ojos de sus hijos, que se encontraban en el interior del vehículo familiar en el momento del tiroteo, justo al lado del lugar de los hechos, pues suceden al lado del coche.

Había puesto cámaras en su domicilio

Los investigadores en el lugar del triple asesinato | España Diario

 

Sandra trabajaba en un negocio de aluminios, de hecho, su hermana y su madre se hallaban en su domicilio la mañana del lunes porque se habían ofrecido a llevar ellas a los niños al colegio, pues el horario de Sandra lo había hecho incompatible.

No obstante, Sandra ya sentía miedo de su ex marido. La prueba es que a raíz de unas amenazas que recibió de José Luís, puso cámaras de seguridad en su domicilio, por si pasaba alguna cosa.

Los propios compañeros de trabajo de Sandra acreditan esta versión, pues había comentado a algunos compañeros la situación sentimental que estaba viviendo con José Luís.

Sobre el asesino confeso no constaban denuncias por malos tratos ni por violencia anteriores al triple asesinato.

Tras varias horas confiesa el lugar en el que está el arma

La madre de los niños había puesto cámaras de seguridad en su vivienda | España Diario

 

En un principio, tras cometer los asesinatos, José Luís acude a su domicilio. Allí reside desde hace un par de años con su madre, de hecho se encontraba viviendo allí a raíz del divorcio con Sandra.

Tras lo sucedido José Luís termina entregándose en un cuartel de la Guardia Civil en Ames. Tras varias horas de interrogatorio, finalmente acaba confesando dónde se halla el arma del crimen: un revólver.

Así, acompañado por los agentes, José Luís indicó la zona en la que había arrojado el arma al río Tambre, próximo a la Ponte Nova. Los agentes hallaron el revólver y una caja llena de balas.

El asesino confeso no disponía de permiso de armas, lo que puede significar que adquirió el arma en el mercado negro, que se puede relacionar con la premeditación del suceso por parte de José Luís.

Con todo, muchísimas personas se han pronunciado ante lo terrible del triple asesinato en las redes sociales. Tanto es así que no sólo se han pronunciado personas anónimas, sino personalidades de todo tipo de ámbitos de la sociedad, que han coincidido en la repulsa de este tipo de actuaciones.