Agreden a una frutera coruñesa por vender fruta de Cataluña

El agresor, un hombre de 70 años, le arrebató el móvil y le propinó varios puñetazos por tener productos de Lérida en su negocio
Agredida una mujer coruñesa por vender fruta de Cataluña | España Diario

Sandra Castro, una dependienta que tiene una pequeña frutería en La Coruña, ha denunciado que esta semana un varón de unos setenta años le propició «dos puñetazos en la cabeza» por vender fruta procedente de Cataluña.

Según cuenta la dependienta, denunció los hechos ocurridos el 22 de octubre ante la Policía Nacional, pero el hombre todavía no ha sido localizado, por lo que manifiesta tener «miedo». La mujer acabó con heridas en la cara por los puñetazos recibidos y con una denuncia presentada ante la policía por el ataque de un cliente que le exigió que las retirara, indica 'La Voz de Asturias'.

Fue una caja de unas peras de Lérida, entre otros productos originarios de dicha comunidad, los que desencadenaron la ira en este establecimiento de la calle Marqués de Pontejos. «Yo estaba sola, dentro, en el almacén, y un hombre entró hasta allí y me exigió que quitara esas frutas porque eran catalanas, que no era normal venderlas aquí», cuenta Castro. Ella le respondió que vendía lo que quería y le pidió que se marchara.

La dependienta sacó el móvil para fotografiarle y el agresor le arrebató el teléfono

Ante su negativa, relata la dependienta, el hombre se acaloró y se le acercó más para hacerle un corte de mangas a escasos centímetros de su cara. Frente a esa actitud, la mujer cogió el móvil y enfocó al agresor con su cámara, diciéndole que le iba a hacer una fotografía y a presentar una denuncia. En este momento, según la dependienta, el hombre le arrebató el teléfono y le propinó dos puñetazos en la cara, causándole lesiones cerca de la nariz por las que fue atendida en un centro médico.

Los hechos ocurrieron pocos minutos antes de las dos de la tarde. «Pedí ayuda a gritos, pero, aunque había gente, al principio no vino nadie», recuerda. La vía en la que se encuentra Frutería Sandra, Marqués de Pontejos, estaba muy transitada en ese momento. «Suerte que al final apareció un chico, se acercó a mí, le conté que me había pegado y él le exigió que me lo devolviera», narra Sandra, que apunta que su agresor se defendió asegurando que no había golpeado a nadie.

«Negaba que me había pegado, pero yo estaba sangrando por la nariz», especifica la víctima y añade que «ser mujer, trabajar aquí sola y que me venga a pegar un hombre es una impotencia».

El agresor entregó el teléfono y se marchó corriendo de la frutería, pero la mujer había tenido tiempo de fotografiarlo y aportó esa imagen, en su denuncia, a la policía. Ayer todavía no había sido identificado. «Me habían dicho que no me compraban productos por ser catalanes, pero nunca vi nada así, me dolió más el escándalo que los puñetazos», apunta la dependienta. La víctima fue al médico para dar parte de lesiones e irá hoy a declarar a los juzgados por lo sucedido.

Comentarios
Siria
Es algo inaudito q porque venda fruta de otra comunidad se maltrate a un ser humano e indefenso, da igual la procedencia...todos sois españoles, el hecho que Cataluña se esté comportando de manera irracional, no quiere decir que las otras comunidades le sigan el juego...es su negocio y sino les gusta no entren a comprar, son racistas y egocéntricos...da pena que se crean que son lo mejor de Europa y que América es tercer mundista, me rio porque gracias a Dios ahí en nuestros países.aún se conserva los valores, decencia, cultura, hospitalidad, etc...en todas partes del mundo hay problemas, líos, conflictos... O por eso ataquen a vuestra propia gente, sea de la comunidad que sean, aprendan y den valores a vuestra descendencia.
Pedro
Nada que decir al respeto
Manuel
No esta bien pegar a nadie ,con seguridad que ese Sr no estaba en su verdadero juicio , yo tengo por costumbre comprar productos Gallegos en prioridad ,compro de toda España menos de Cataluña ,pero no me molesta que los otros lo hagan , la verdad con estos problemas independentistas no han dividido y el gobierno no hizo nada para arreglarlo