ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Doña Sofía ha «sacrificado» sus deseos para limpiar la imagen de la Casa Real

La reina emérita no ha podido viajar a Grecia para ver a sus familiares cuando más los necesitaba para protagonizar la reconciliación con la reina Letizia tras el rifirrafe en Pascua
La reina Sofía en una imagen de archivo | España Diario

Este no está siendo un verano nada fácil para la reina emérita Doña Sofía. A pesar de que finalmente ha viajado a Palma de Mallorca y ha reunido a sus hijos, el rey Felipe VI y la infanta Elena con sus respectivas familias, Doña Sofía no lo está pasando bien. Llegó mucho después de lo esperado a Marivent y está previsto que se marche mucho antes de lo previsto, y a diferencia de años anteriores.

Al parecer, la reina emérita está haciendo grandes sacrificios este verano para mantener el mejor bienestar de la Corona, según el portal ‘Look’. Desde siempre ella ha sabido cuál era su sitio, y sus obligaciones como reina la han llevado a aceptar muchas obligaciones y además a hacer muchos sacrificios.

Doña Sofía, siempre aceptando su «papel»

De hecho, Doña Sofía ha mantenido ha sabido siempre cuál era su lugar durante los casi cuarenta años de reinado junto a Juan Carlos I, la de ceder el protagonismo a los demás y haciendo siempre su «trabajo» para que la Institución no se viera afectada. De hecho, solo se salió de su «papel» por el escándalo de Botsuana. 

Se dice que tras los múltiples rumores de infidelidad del rey emérito, Sofía reaccionó lógicamente y se mostró enfadada, llegando a permanecer solamente unos 30 minutos en el hospital donde tuvo que ser ingresado el rey Juan Carlos, tras romperse la cadera en un safari. Recordamos que fue entonces cuando el rey emérito pronuncio esas palabras de: «Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir».

Las imágenes del desencuentro que han dado la vuelta al mundo. | España Diario

Polémicas a las que ha tenido que hacer frente

Finalmente, esa polémica pasó, pero la Casa Real no ha vuelto a estar tranquila. Después de la investigación del caso Nóos que ha llevado a Iñaki Urdangarin a prisión, llegó la polémica del manotazo y el rifirrafe entre reinas en la Pascua de este mismo año.

Se vio a la reina Letizia intentando evitar a toda costa que sus hijas Leonor y Sofía se fotografiaran con su abuela, incluso la Princesa de Asturias apartó la mano de su abuela de un manotazo. Estas imágenes dieron la vuelta al mundo, mermando considerablemente la imagen de la Familia Real.

Es por eso que este verano, las cosas debían solucionarse sí o sí, o al menos de cara al público. Doña Sofía, a pesar de estar muy dolida por la actitud de su nuera, sabe que debe «hacer las paces» y mostrarse como una familia muy bien avenida. Esto ha supuesto un enorme sacrificio para Doña Sofía, pues ha tenido que renunciar a visitar en varias ocasiones a sus familiares en Grecia por la imagen de la Casa Real.

La infanta Elena y la reina Sofía con los hijos de Urdangarín en 2014 | España Diario

Sin ver a su familia para dar la mejor imagen

De hecho, no viajar a Grecia en la Pascua Ortodoxa permitió que se realizaran las buscadas imágenes de la reaparición de las reinas por la operación de rodilla del rey emérito, donde se vio a la reina Letizia abriéndole la puerta a su suegra. Un gesto que no convenció a la población y dejó a Sofía sin poder ver a sus parientes.

Además, en estas vacaciones en Marivent, se ha encontrado realmente sola, renunciando a tener consigo a sus nietos Urdangarin junto a Froilán y Victoria Federica. El ingreso en prisión del marido de la infanta Cristina ha hecho que Doña Sofía se quede sin ver a sus nietos este verano, al menos según el medio citado.

Además, se quedará sola en Palma tras la marcha de los Reyes y sus nietos, así como la infanta Elena. Solamente le quedará la posibilidad de intentar viajar a Grecia de nuevo para reunirse con su familia, que será su mejor refugio en los tiempos que corren. Lo único que podría truncar sus planes, un nuevo juego de Zarzuela para mostrar su «buena relación» con la reina Letizia y sus nietas en público.