¿Se encuentra bien? La decisión de este viernes de Sofía que preocupa a muchos

La esposa del rey Juan Carlos visita la iglesia de Medinaceli siguiendo los protocolos médicos

La reina Sofía saluda a la gente en la calle
La reina Sofía, asustada, toma drásticas medidas contra el coronavirus | EFE

Como es tradición, cada primer viernes de marzo, doña Sofía, en representación de la familia real, ha asistido a la basílica de Jesús de Medinaceli para venerar la imagen del santo. Siguiendo los protocolos médicos, la reina Sofía ha realizado la adoración sin tocarla ni besarla para prevenir el posible contagio por coronavirus.

Aunque la mujer del emérito se ha sumado a los devotos que se han presentado para adorar la talla de madera, a diferencia de otros años, la visita de la reina ha durado menos de cinco minutos, asustada por el nuevo virus que acecha los alrededores.

Al suspenderse el besapié ha habido menos fieles, algo un tanto extraño si se tiene en cuenta la cola de miles de personas que se forma en el momento de entrar a la basílica a partir de la medianoche.

En la entrada del templo, el superior provincial de la comunidad de los padres capuchinos, Benjamín Echeverría y otros miembros de la orden religiosa que dirigen la iglesia, situada en el centro de la capital, han dado la bienvenida a doña Sofía.

La reina Sofía santiguandose en la iglesia

La reina Sofía evitar el besapié tras el aumento reciente de casos de coronavirus en Madrid | EFE

Las drásticas medidas de la reina

Entre la música del himno nacional interpretado por el órgano y acompañado por los aplausos de la gente, Sofía ha cruzado la nave central de la basílica hasta llegar ante la talla donde se ha santiguado. Después de unos momentos, la reina se ha vuelto a persignar, pero esta vez, sin aproximarse a la imagen de Jesús de Medinaceli que tenía cubiertos los pies con la túnica.

La reina, asustada,  ha tomado la drástica decisión de evitar el besapié tras el aumento reciente de casos de coronavirus en Madrid. Antes de marchar, una voluntaria de la orden le ha regalado un pañuelo blanco y ha posado con los miembros de la archicofradía delante de la figura de Cristo.

La reina Sofía con los miembros de la iglesia
La Reina Sofía posa con los miembros de la archicofradía delante de la figura de Cristo. | EFE
 
A diferencia de otras visitas de la casa real, Sofía no ha querido acceder al interior de la sacristía para conversar con los frailes que regentan la iglesia. Entre los vítores de la gente aclamando: «¡Viva la reina!», la esposa del rey Juan Carlos ha saludado con la mano a los presentes pero sin acercarse a ellos y estrecharles la mano.

La última ocasión en la que la madre de Felipe VI veneró la talla de Jesús de Nazareno fue en 2016 y el año pasado fue la infanta Elena. En 2018 Felipe VI acudió por primera vez como rey de España, de la misma manera que,  en 2004 decidió ir como príncipe junto con su mujer dos meses y medio antes de su boda. La tradición de adorar la talla de Jesús de Medinaceli se remonta a finales del S. XVII justo después de que la figura fuese arrebatada de los dominios musulmanes.


Comentarios

envía el comentario