«Sola y apartada». La situación que está viviendo Letizia

La reina está pasando unos días confinada por orden de su doctor

Letizia ha presidido la mesa de trabajo de 'La Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida' en Madrid, a 6 de marzo de 2020
Letizia Ortiz está confinada por precaución | España Diario

El coronavirus ha afectado a muchísimas familias, ya sea de manera indirecta o directa. La Casa Real también ha tenido que adoptar nuevas medidas por culpa del virus. Tras el negativo de los reyes, Letizia se encuentra confinada, ya que tuvo contacto directo con Irene Montero, que dio positivo hace unas semanas.

En las pruebas todos habían salido negativos, pero el doctor Manuel Martínez Pérez obligó a Letizia a confinarse, a llevar mascarilla y guantes, comer con una bandeja y recibir solo la visita rutinaria de una enfermera. La periodista Pilar Eyre ha explicado como está viviendo la reina está particular cuarentena.

La cuarentena de la reina Letizia

«Lo que lleva peor es no ver a sus hijas, sin colegio ya. Y, sobre todo, no estar con su marido, el rey», ha comentado la experta en la Casa Real en su blog de la revista 'Lecturas'. Letizia Ortiz también está muy preocupada por su abuela Menchu de 92 años, a quien llama cada día, igual que a sus padres y a su hermana.

Pese a estar confinada, Letizia se ha mantenido en contacto con su marido y sus hijas vía Skype. Por desgracia para ella, su marido ha vivido todo esta crisis, sumando los escándalos de su padre solo, ya que el confinamiento de Letizia no ha permitido poder prestar toda la ayuda necesaria al rey Felipe. Letizia no está pasando por un buen momento personal, se siente sola y apartada por culpa de esta amenaza del coronavirus.

Tal y como ha contado Pilar Eyre, la reina está llevando muy mal no poder ver a sus hijas, que además están todo el tiempo en casa, ya que no tienen colegios. Otro de los temas que también están atormentando a la monarca es que no ha podido estar al lado de su marido durante el discurso. 

«Tantas veces se ha dicho que lo que le faltaba a Felipe para afianzarse en el trono era pasar también por un 23-F, como su padre, ¿y no iba a estar la reina a su lado para aconsejarle?», ha comentado Eyre. La única comunicación que han tenido ha sido gracias a Skype y a comunicaciones telemáticas. La reina ha conseguido que su marido de la cara por su familia, algo que ha hecho que afronte esta situación con el mayor optimismo posible.