Letizia señalada: La última confesión de Juan Carlos

El padre de Felipe VI encuentra en la fe su aliado para superar los duros momentos

Juan Carlos I en el funeral del gran duque Jean de Luxemburgo
Juan Carlos I se refugia en la fe | España Diario

Para don Juan Carlos I el 2020 no ha empezado con buen pie. Desde que falleció su hermana, la infanta Pilar el pasado 8 de enero, el ánimo del ex monarca está por los suelos, ni siquiera un cambio de aires parece haber sentado bien al padre de Felipe VI que tampoco encuentra en Sanxenxo su sitio.

«Últimamente, solo quiero rezar» les comentó a algunos de sus amigos en el funeral de la infanta Pilar. Y es que don Juan Carlos se ha refugiado en la fe para encontrar el consuelo que ni la gastronomía, ni la caza, ni las reuniones con sus amigos son capaces de darle ante los duros momentos que está viviendo.

Esta repentina devoción podría haber sido la causa del desencuentro que don Juan Carlos y la reina Letizia tuvieron en el funeral de doña Pilar, cuando el ex monarca se percató de que su nuera no se había santiguado a la entrada de la Basílica. Un gesto que le desagradó profundamente y que no dudó en reprocharle en cuanto se saludaron.

Hace meses que podemos ver a don Juan Carlos llevando una pulsera con el 'Padre Nuestro' en latín que le sirve a la vez para recordar la oración ya que solo mantiene en su memoria la versión antigua: «Quiero rezar el Padre Nuestro, pero me sé la antigua, la de 'perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores' y no me sale 'ofensas'» confesaba a un amigo cercano.

La pérdida de su hermana y el distanciamiento con su hijo Felipe, han hecho mella en el ánimo de don Juan Carlos que intenta por todos los medios recuperar la lozanía y el buen humor del que hacía gala antes: «Está triste, sí, pero fuerte físicamente y también mejor anímicamente que en otros tiempos recientes» cuentan sus amigos de vela confiando en ver al padre del rey compitiendo en la Copa de España M6 que tendrá lugar en Sanxenxo el próximo mes de marzo.


Comentarios

envía el comentario