Sale a la luz lo que hizo Juan Carlos la semana pasada... y no gustará a muchos

El padre del actual monarca acudió a una cacería en la fina La Flamenca

Juan Carlos I en Sansenxo el 13 de julio de 2019
Juan Carlos I se va de caza | España Diario

Hace unos días las alarmas saltaron en relación con delicado estado de salud por el que estaba pasando Juan Carlos I. El fallecimiento de su hermana, la infanta Pilar, el pasado 8 de enero, supuso un duro golpe para él ya que tuvo que despedirse de la que fue uno de sus mayores apoyos. Tras el ingreso de su sobrina, Simoneta Gómez Acebo, muchos medios pusieron especial interés en los problemas de salud de Juan Carlos I evidentes cuando fue a visitarla al hospital.

Débil y sin apenas fuerzas, el padre de Felipe VI se dejó ver acompañado de unos conocidos en quienes se apoyaba para poder caminar. Sin embargo, parece que se trató de un simple bache sin importancia pues Juan Carlos ha vuelto a su hobbies habituales: la caza y la gastronomía.

La finca La Flamenca fue el escenario elegido por el monarca saliente para reunirse con un grupo de amigos entre los que contaban Amador Suárez, José Manuel Pardo, Carlos Cutillas y Vicente Boluda, empresarios y cazadores con los que pasó una entretenida mañana de cacería.

Era la primera vez que Juan Carlos I recuperaba uno de sus hobbies preferidos tras el escándalo de su cacería en Botsuana. Aunque, por su estado de salud, no participa en monterías, el padre del monarca sí que lo hizo en ojeo de perdices, un puesto fijo que no le hace falta caminar.

La finca en cuestión es una de las que mejor coto de caza tiene donde sus 40.000 hectáreas ofrece más de 60 ojeos diferentes. Después de la jornada de cacería, Juan Carlos I y sus amigos disfrutaron de la buena gastronomía del propio palacete.


Comentarios

envía el comentario