Jarra de agua fría para Urdangarin de quien menos esperaba

El ex duque de Palma pidió una excedencia temporal en Telefónica y ya no ha vuelto a trabajar para la compañía
Iñaki Urdangarín a la salida del Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón, Madrid, donde hace labores de voluntariado. 19 de septiembre de 2019
Iñaki Urdangarín se queda sin su trabajo en Telefónica | España Diario

La vida de Iñaki Urdangarin dio un giro de 180 grados tras su implicación en el caso Noós. La infanta Cristina y el ex duque de Palma llevaban una vida tranquila con sus respectivos trabajos hasta que todo cambió. Mientras que Cristina continuaba su labor en La Caixa, Iñaki no quiso perjudicar a Telefónica —entidad para la cual trabajaba— y decidió pedir una «excedencia temporal» que, a juzgar por los hechos, ha terminado por convertirse en definitiva.

Fue el propio ex jugador de balonmano el que hizo pública su retirada mediante un comunicado desde  Washington donde justificaba su decisión amparándose en que no quería que su proceso judicial «pudiera tener alguna incidencia negativa para el grupo». Así mismo informaba también de su regreso a Barcelona cuando todo estuviera solucionado con la idea de volver a trabajar para la compañía.

El matrimonio regresó a España y retomaron su vida en la ciudad Condal viendo que las condiciones habían cambiado de forma notable. La implicación de Urdangarin en el caso Noós salpicó por completo a la familia que veía como no eran bienvenidos y decidieron poner tierra de por medio buscando su sitio primero en Catar donde se le ofreció una oportunidad de trabajo. «Él lo que quiere es trabajar. Donde fuere, donde pueda. No está en condiciones de elegir» contaba su abogado.

Viendo que las cosas no se calmaban en Barcelona, la infanta Cristina pidió a La Caixa que la trasladaran a Ginebra y la entidad aceptó, con lo que se trasladó a la ciudad suiza junto a sus cuatro hijos y su marido, que continuaba sin trabajo mientras era su mujer la que viajaba de un lado para otro. Iñaki aprovechó ese tiempo de parón para hacer deporte, pasar tiempo con su familia y preparar su juicio.

El voluntariado, su nuevo futuro profesional

Una vez que Iñaki Urdangarin entró en prisión, su único deseo era poder encontrar un trabajo para poder conseguir el segundo grado y salir durante unas horas de su celda en Brieva. Esa oportunidad llegó de manos del Hogar  Don Orione, donde continua su labor como voluntario. Desde la fundación están muy contentos con el ex duque de Palma que quizás haya encontrado en ayudar a los necesitados su nuevo futuro profesional.



Comentarios

envía el comentario