Otro secreto de Juan Carlos: Su momento 'más humillante'

Según cuenta Pilar Eyre, tras abdicar, nadie en Zarzuela «sabía cómo dirigirse» a él
Juan Carlos I asiste a una corrida de toros en la Feria de San Isidro el miércoles 29 de mayo de 2019
Juan Carlos I se sentía humillado en Zarzuela | España Diario

La abdicación de Juan Carlos I como rey de España supuso un duro golpe para él tras haber gozado durante años del trono, pero su delicado estado de salud y sus cada vez más frecuentes rumores sobre su vida íntima, supusieron un cambio de imagen para la realeza española.

Muchos son los que piensan que esta abdicación no fue bien recibida por Juan Carlos que se sintió obligado a despegarse de su puesto como monarca para cedérselo a su hijo Felipe convirtiendo a su nuera Letizia en reina. Desde entonces los cambios en el Palacio de la Zarzuela fueron la tónica diaria y poco a poco Juan Carlos empezó a sentirse incómodo.

Según cuenta la periodista experta en Casa Real, Pilar Eyre, Juan Carlos fue completamente desplazado de la Zarzuela hasta el punto de perder su despacho perfectamente acondicionado para que no le faltara de nada al que fue rey. Con la llegada de Felipe al trono, este despacho pasó a ser de él quedando su padre ubicado en otra habitación la cual tenía ciertas carencias: «Se le adjudicaba un lugar desangelado, sin siquiera calefacción» cuenta Eyre en su blog para 'Lecturas'.

Después de ser  conocedor de su nuevo despacho, Juan Carlos se mostró tan disconforme que nunca llegó a poner los pies en él. Pero lo que sin duda era el momento más incómodo para el antiguo rey ocurría cuando iba de visita a la Zarzuela. Con la abdicación perdió el calificativo de 'majestad' creando una situación peculiar entre  la gente con la que se cruzaba por palacio ya que, tal y como cuenta Pilar Eyre, «nadie sabía cómo dirigirse a él» sintiéndose con ello humillado.



Comentarios

envía el comentario