ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El Gobierno aparta al rey Juan Carlos de un acto político en México

El emérito planeaba asistir a la ceremonia de toma de posesión del presidente Andrés Manuel López Obrador
El emérito rey Juan Carlos I no asistirá a la toma de posesión del presidente de México | EspañaDiario.es

 

Las funciones políticas del rey Juan Carlos, son cada vez más mínimas y pueden comenzar a contarse con los dedos de una mano. Buena muestra de ello ha sido la última decisión tomada desde la Zarzuela, que evidencia que la figura del emérito se diluye a la sombra de Felipe VI.

El 1 de diciembre es una fecha señalada en rojo en el calendario político internacional. México tendrá nuevo presidente, con la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, la destacada cita contará con la notable ausencia del rey Juan Carlos. Y motivos, a la Zarzuela, no le faltan.

Preocupa el estado de salud del rey Juan Carlos

Fuentes consultadas del palacio y difundidas por ‘El Español’ admiten que desde la Zarzuela preocupa, y mucho, «el estado de salud de don Juan Carlos». Si bien admiten que «el Jefe está bien», consideran que «México es ya un viaje muy largo».

Además, reconocen que «las tomas de posesión son ceremonias eternas», motivo por el cual no ven «muy recomendable» la asistencia del monarca, debido a la posible fatiga que podría causarle tener que estar presente en todo el acto de nombramiento del nuevo presidente.

Don Juan Carlos no pasa por el mejor momento físico | EspañaDiario.es

 

Buenas relaciones entre México y España

El citado medio añade que desde la Zarzuela recuerdan que México, «junto con Brasil», es el país iberoamericano «con más inversión española». Por ese motivo, existe la preocupación que la presencia de Juan Carlos no coincida con «la imagen que tenemos que dar».

Desde el punto de vista nacional, el país azteca tiene que ver que las autoridades españolas tienen verdadero interés por «lo que ocurra ahí». Por ello, han considerado preferente que «junto con el Gobierno» se mande a la persona más importante del país: «el Rey».

El rey Juan Carlos «ya es cosa del pasado»

Finalmente, como tercer motivo para justificar la ausencia del rey Juan Carlos en el acto ceremonial celebrado en México, es el recuerdo de que el emérito no forma para de «la España actual», pues la figura de la monarquía ha cambiado por completo, con la llegada de su hijo.

«Queremos que nos represente una persona de la España actual, la que estamos viviendo en este momento, y ese es Felipe VI», añaden fuentes consultadas desde la Zarzuela que concluyen, de manera tajante, que «su padre ya es cosa del pasado».

La alargada sombra de Felipe VI hace desaparecer al Rey Juan Carlos | Cedida

 

La agenda vacía del rey emérito

Consciente de que su situación solamente puede empeorar, el rey Juan Carlos se resigna a la realidad que le toca vivir. «¿Cómo quieres que esté?», cuestionan fuentes consultadas, «¿has visto su agenda del último mes?», añaden, recordando que entre sus actos público no ha habido «nada de nada».

«Ahora resulta que no va a hacer ni lo que le dijeron que podía hacer», añaden desde palacio, reconociendo que el monarca emérito «físicamente tiene una edad». Sin embargo, insisten que le habían asegurado que «podría ir a México sin problemas», a la par que lo consideran «el mejor representante que podría tener este país».

Juan Carlos, «humillado y arrinconado»

Una fuente cercana a la familia real admite que, tras la decisión, el rey Juan Carlos «ni se ha enfadado». «Lo estaba esperando. Está triste. Se siente humillado y arrinconado», admite, advirtiendo que «que no vaya él a la toma de posesión del nuevo presidente mexicano ha sido un golpe duro».

Sin embargo, parece que la decisión viene tomada desde el Gobierno, que es quien ha solicitado, desde la política exterior del país, que sea Felipe VI quien represente la comitiva nacional como representante del Estado para acudir a la ceremonia de toma de posesión del presidente de la República de México.