Rota del todo: La familia real, en dos bandos separados. ¿Con quién va Felipe VI?

Las cuentas opacas del rey emérito y la renuncia de su hijo a la herencia paterna abren un cisma en los Borbones

Felipe VI y don Juan Carlos I en la ceremonia de entrega de los Deportes Nacionales. Madrid, 10 de enero de 2019
El último escándalo abre dos bandos en la familia: los juancarlistas y los felipistas | España Diario

El último escándalo por las cuentas opacas del rey emérito Juan Carlos I en Suiza y la renuncia del rey Felipe VI a la herencia de su padre han abierto una guerra de bandos definitiva dentro de la Casa Real que divide la familia en dos y abre una grave crisis dentro de la institución. ¿Cuáles son esos bandos y quién va con quién?

‘Me han dicho que la Reina Sofía, Cristina y Elena van con Juan Carlos’, le preguntan a la periodista Pilar Eyre a través de Twitter, y ella responde «Sí». Se confirma que hay una bando juancarlista que estaría encabezado por su esposa Sofía y las infantas Cristina y Elena. Sin embargo, surge una pregunta: ¿Por qué Juan Carlos sigue contando con el apoyo de una parte de la familia tras la sucesión de escándalos que han puesto en peligro la Corona?

La fortaleza de este bando se explica por la fortuna que Juan Carlos I ha acumulado en paraísos fiscales (algo que de forma tácita reconoció el propio rey Felipe al renunciar a la herencia de su padre) y con el que ha mantenido a sus hijas y a sus nietos. 

Las diferencias entre ambos bandos

Sin ir más lejos, Juan Carlos fue quien pagó el carísimo instituto de Estados Unidos donde Froilán acabó sus estudios y la matrícula ascendía a 48.500 dólares. Por otra parte, Juan Carlos fue el principal defensor de su hija, la infanta Cristina, durante el chaparrón del caso Nóos, manteniendo hasta el último momento su apoyo a los Urdangarin a pesar de su linchamiento público.

Para muchos es más sorprendente la fidelidad que muestra la reina Sofía a su marido tras los numerosos casos de infidelidad de su marido. Sin embargo, mantiene la asignación de dinero público a cargo de los impuestos para representar a la Casa Real en actos oficiales, y aunque podría mantener su estatus como madre del rey si se divorciara, en su última aparición decidió mostrar apoyo público a su marido luciendo el anillo de casada.

En el otro bando quedan Felipe, la reina Letizia, y sus hijas Sofía y Leonor, hasta ahora condescendientes con la figura del rey emérito Juan Carlos pero que tras el escándalo de corrupción se han desmarcado de él abriendo un cisma en el seno de la familia. 

Con este gesto, Felipe VI pretende no solo preservar su papel de renovador de la institución tras lo tocada que quedó la monarquía en el último período del reinado de su padre, sino también y sobre todo asegurar la continuidad de la Corona y la sucesión de Leonor al trono, algo que según algunos medios extranjeros está cada vez más en duda.


Comentarios

envía el comentario