RESCATE JULEN

Se retrasa el descenso de los mineros por nuevas complicaciones

Las bicicletas ganan poco a poco la batalla contra el coche

GPEX sustituye cuatro vehículos por bicicletas eléctricas para que sus empleados acudan a trabajar

30 toneladas de dióxido de carbono. Es la cantidad que se dejará de emitir a la atmósfera emeritense en un año gracias a la sustitución de tan solo cuatro coches por otras tantas bicicletas. La Sociedad de Gestión Pública de Extremadura (GPEX) ha puesto en marcha a partir de este jueves esta idea para que sus empleados acudan a las oficinas en pedaleando, eso sí sin mucho esfuerzo porque las bicicletas tienen truco, son eléctricas. 

  

  

  

  

  

Resaltaba Jaime Ruíz Peña el ahorro económico que esta idea supone. Explicaba que mantener un coche al año puede costar unos 8.400 euros si se suma "la letra" y el combustible, entre otros aspectos, unos 700 euros al mes "Una bicicleta eléctrica cuesta en torno a 1.400 euros. En solo dos meses la amortizamos", apuntaba. Esta iniciativa se suma a la eliminación por parte de la empresa, recordaba su director gerente, de 40 coches. Actualmente en GPEX están ya trabajando en cómo fomentar el transporte colectivo entre sus empleados, aseveraba Ruíz Peña. 


  

  

  

  

  

  

  

  




Comentarios