ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

RESCATE JULEN

La perforación del túnel vertical podría terminar «a finales de esta noche»

Greenpeace denuncia la situación del río Guadiana

El grupo ecologista Greenpeace realizará un descenso del Guadiana entre el 20 y el 28 octubre para denunciar y documentar las agresiones que sufre el río bajo el lema "Dale vida al río". 

  

  

  

  

Según la organización el Guadiana, de hecho, ya no existe. Hace más de dos décadas que el río no nace en los Ojos del Guadiana. Hoy, el primer aporte natural de agua lo recibe del río Bullaque, que está más de 120 kilómetros aguas abajo de los Ojos.

Además los ecologistas se han pronunciado sobre el trasvase Tajo-Guadiana. Según Greenpeace el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Castilla-La Mancha lo justifican por la necesidad de abastecer de agua a poblaciones como Puerto Lápice y Ciudad Real cuando la realidad es que servirá para alimentar la especulación y abastecer de agua a todos los nuevos complejos urbanísticos con campos de golf.

La organización ha denunciado también la excesiva intrusión de especies invasoras. El 41% de las especies de peces en el tramo extremeño son introducidas, lo que sitúa al Guadiana extremeño en la zona española más afectada por este problema. Además de los peces, lucio, black-bass o siluro, existen otras especies muy perniciosas para el medio, como el cangrejo americano o la planta acuática conocida como jacinto de agua o camalote. Desde el grupo señalan que acabar con la invasión del jacinto de agua en el tramo medio del río ha costado hasta ahora 7,5 millones de euros.

Además Greenpeace ha denunciado la situación en la presa de Alqueva, el mayor lago artificial de Europa. Según los ecologistas la principal razón para construir esta presa ha sido dotar de agua a 110.000 hectáreas que todavía no están en explotación (casi todas fuera del ámbito del Guadiana) y que probablemente nunca vayan a crearse. Alqueva tiene pendiente, además, como canalizaciones, nueve embalses más, un túnel y un trasvase a la cuenca del Sado para poder llevar agua hasta los inexistentes regadíos. 

  

El Gobierno portugués no ha fijado aún el precio del agua para los agricultores y, sin embargo, ha aprobado la construcción de hoteles, campos de golf y miles viviendas junto al embalse, que suman más de 19.500 camas. Por su parte, la Junta de Extremadura prepara un plan de ordenación territorial para dotar de 16.000 camas a la parte española.