Un estudio sobre el vino extremeño recomienda mejorar la calidad y abrir mercados en Reino Unido, EE.UU y Japón

El estudio titulado 'La internacionalización del vino extremeño', realizado por Alfredo Castro y publicado por la Cámara de Comercio de Cáceres, recomienda mejorar la calidad de los caldos de la región y abrir nuevos mercados exteriores que podrían estar en Reino Unido, Estados Unidos y Japón. Así lo indicó hoy su autor en una rueda de prensa en la que también dijo que al sector vinícola de la región "le queda mucho camino por recorrer" en cuanto a la comercialización exterior del producto, ya que en la actualidad tan sólo se exporta un 15 por ciento de la producción regional y de éste, el 75 por ciento corresponde a vino tinto.

"EE.UU es un gran potencial y Japón es un consumidor muy exigente pero muy fiel", aseguró Castro, mientras aclaró que si el vino extremeño consigue introducirse en el mercado japonés "y se cumplen sus requisitos, tienes un cliente para toda la vida", subrayó.

Respecto a Reino Unido, Castro indicó que se trata "del mercado más difícil de Europa, pero es el escaparate para los demás países", por lo que abogó por incrementar las exportaciones buscando nuevas estrategias que satisfagan al público inglés.

En cuanto a algunos de los datos que se ofrecieron, cabe destacar que actualmente y según se recoge en el estudio, el 90 por ciento de las exportaciones de vino extremeño van a parar a Europa, siendo Portugal con el 57 por ciento, el país principal de destino. Le siguen los Países Bajos, Alemania y Reino Unido.

INNOVAR LOS VINOS

Por su parte, Eloy Villamor, colaborador del estudio, señaló que "el gran reto de las cooperativas y bodegas extremeñas es la innovación de los vinos y mejorar la calidad y los precios" y destacó que las tres estrategias que hay que tener en cuenta para exportar los vinos son una "buena acción de marketing promocional, una buena distribución y un buen servicio a los clientes".

Tanto Castro como Villamor coincidieron en señalar que "de nada vale tener los mejores vinos del mundo, si no se saben vender", para lo que propusieron diferenciar los mercados a donde se quiere destinar el producto "porque no es lo mismo vender a la Unión Europea que a Japón".

En este sentido Villamor señaló que también es muy importante para irrumpir en nuevos mercados, "una buena etiqueta, el embalaje y el diseño de la botella", así como planificar una buena estrategia con el objetivo de aumentar los 20 millones de euros que se embolsó el sector el año pasado por las exportaciones.

Castro y Villamor también coincidieron en apuntar que para "saber vender" los vinos hay que tener "talante exportador", es decir, conocer los mercados y adecuarse a las necesidades de cada uno, "si es necesario ajustando los precios a cada país", agregaron.

Finalmente ambos destacaron el esfuerzo que están haciendo las 114 bodegas y cooperativas de productores que operan en la región "para cambiar su mentalidad" y adecuarse a las exigencias de los nuevos mercados, y resaltaron también el buen trabajo de los productores porque "la calidad del vino comienza en el viñedo", concluyó Castro.

La obra "La internacionalización del vino extremeño" ha sido una de las seleccionadas por la Cámara de Comercio en su convocatoria anual de becas para la realización de estudios sobre actividades económicas relacionadas con el comercio exterior extremeño.

Según explicó también el presidente de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara cacereña, Gabriel Álvarez, con esta acción se pretende potenciar la realización de estudios y trabajos que faciliten información y metodología a las empresas extremeñas que tengan intención de abordar los mercados exteriores.