TRISTE NOTICIA

⚫️😢Muere el padre de Ramón García: «Te has ido en paz»

TEMPORAL EN DIRECTO

❄️⛔️ Una veintena de puertos de montaña necesitan cadenas en el Cantábrico y Pirineos

Olivia y David Fresneda, los hijos de Blanca Fernández, desolados tras la muerte de su madre

Los dos jóvenes, de 20 y 19 años, son apasionados del rugby y han participado activamente en la búsqueda
Olivia y David, durante las tareas de búsqueda | GTRES

 

Tras varios días de búsqueda, a primera hora de la tarde los equipos de búsqueda han podido confirmar el hallazgo del cuerpo sin vida de Blanca Fernández Ochoa. Buena parte de su familia ha vivido el momento en que se confirma que el cadáver encontrado en la Peñota era el de la medallista olímpica en un carpa habilitada para ellos. Entre ellos se encontraban sus dos hijos, Olivia y David, de 20 y 19 años, ambos claramente afectados por la triste noticia, tras los duros días de espera y angustia. 

A ambos se les ha podido ver estos días en la zona de Cercedilla cabizbajos por momentos aunque aun esperanzados junto a sus tíos y hermanos de la deportista, Lola y José Manuel Fernández Ochoa, además del marido de la primera, Adrián Federighi. Los dos se desplazaron a la zona des del domingo para participar activamente en la búsqueda de su madre, aunque Olivia, la hermana mayor, tuvo que marcharse durante el lunes por un compromiso con la selección nacional de rugby a 7, de la que es internacional. 

Dos aficionados al deporte pero no al esquí por voluntad de su madre 

Olivia y David son fruto del segundo matrimonio de la esquiadora, con David Fresneda. Con este empresario, propietario de una escuela de buceo en Cabo de Palos (Murcia, tuvo una relación relativamente corta pues acabaron divorciándose, de manera poco amistosa, en 2007. 

Blanca Fernández junto a sus hijos David y Olivia | Instagram

 

Pese a ello, esto no impidió que sus dos hijos crecieran con el amor de su madre que les contagió su pasión por el deporte. Aun así, Blanca nunca quiso que ellos se dedicaran al esquí. Curiosamente, los dos optaron por una disciplina totalmente diferente y de equipo como es el rugby. Precisamente, Olivia es una de las mayores promesa de este deporte de nuestro país. 

Ella tuvo que marcharse al Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, para preparar las World Rugby Seven Series que se disputaran el 5 y 6 de octubre en Glendale (Estados Unidos). Pese a ella des de la federación confirmaban que seguía «en contacto directo con su familia, además de con los responsables del operativo de búsqueda». Ante las altas posibilidades de encontrar a su madre regresaba hoy mismo desde Granada. 

Allí se encontró con el resto de su familia, incluido su hermano pequeño David. Este también es jugador de rugby y compite con el equipo Ingenieros Industriales de Las Rozas de Madrid.

 

Comentarios