Muy unido a su madre y adicto al sexo, las dos caras del asesino de Marta Calvo

Jorge Ignacio era visto por sus conocidos como una persona atlética, educada y respetuosa
Jorge Ignacio era visto como una persona educada, muy apegada a su madre y amante del esoterismo | Cedida

El caso de Marta Calvo no ha parado de dejar incógnitas desde que su asesino confeso, Jorge Ignacio P.J., explico a la policía que había descuartizado el cuerpo de la joven. Los conocidos y vecinos de Jorge Ignacio aseguraron que era un joven con estudios universitarios, muy unido a su madre, educado y respetuoso. En cambio para los forenses cada vez toma más fuerza la teoría de que pueda ser un asesino en serie.

La propia madre del detenido explicó en ‘Levante EMV’ que su hijo era «solitario, introvertido y muy religioso». Amante del running y otros deportes, los viajes y el esoterismo, Jorge Ignacio, de 37 años, ha llevado para la gente de su alrededor una imagen de chico bueno, que también se veía reflejada a través de sus redes sociales.

La cara oscura del asesino confeso de Marta Calvo

Pero hay otra cara, la parte oscura de Jorge Ignacio, ya que se ha podido constatar que tenía numerosos encuentros con prostitutas que iban acompañados de drogas.  Además parte de la línea de investigación se centra en saber si él consumía drogas o solo lo hacían las chicas con las que se acostaba, incluso una de las teorías apunta que eran obligadas a hacerlo. Así lo denunció una joven quien aseguró que el acusado la había intoxicado poniendo cocaína en sus genitales.

Su imagen ejemplar se basaba en cuidar su cuerpo en el gimnasio, cuidar su físico y también su mente, ya que era un hábil lector de libros esoterismo, según palabras de su madre, quien también explicó al diario citado que su hijo temía por la muerte y creía en los espíritus. En una familia con antecedentes de bipolaridad, Jorge Ignacio, era reconocido por su progenitora como un adicto al sexo, pero negó que su hijo hubiera fumado ni bebido nunca.

 

Jorge Ignacio se encuentra actualmente en prisión sin fianza por riesgo de fuga | Europa Press

Policialmente, el detenido era una persona con antecedentes penales ya que había sido detenido el año 2008 en Italia por tener en su pertenencia 9 kilos de cocaína. También se enfrentó a un proceso judicial en Pamplona, dónde fue arrestado por tener 300 gramos de esta misma droga. Otros de sus antecedentes son conducción temeraria o resistencia a la autoridad.

A falta de conocer toda la verdad sobre el caso, Jorge Ignacio se encuentra en prisión preventiva comunicada y sin fianza, ya que la jueza ve riesgo de fuga y la posibilidad de que destruya pruebas o ponga obstáculos para encontrar el cuerpo de la joven valenciana.