Las incógnitas del crimen del cráneo de Castro Urdiales, tres meses después

El hallazgo de los restos mortales de Jesús María resultará determinante para resolver el caso

Pareja implicada en el caso del cráneo de Castro Urdiales
Imagen de la presunta asesina y de la víctima | Facebook

El último día de septiembre despuntó en Cantabria con un suceso que ya de inicio se presentó extraño, pero que ni en las mentes más retorcidas habría desembocado en lo que, a la postre, ha resultado uno de los casos más mediáticos del año: el crimen del cráneo de Castro Urdiales, que sigue bajo secreto y lleno de incógnitas. El lunes 30 de septiembre trascendió que la Guardia Civil estaba investigando la aparición de un cráneo humano, que se encontró dentro de una caja en una vivienda en Castro Urdiales en la madrugada del viernes al sábado anterior.

El macabro hallazgo tuvo como protagonista involuntaria a una mujer, a la que le había dejado esa caja una amiga que le pidió que se la guardara. Ese mismo lunes en que la noticia de la aparición del cráneo salió a la luz pública la Guardia Civil detuvo a esa persona que entregó la caja, María del Carmen, de 61 años y con antecedentes por estafa.

Jesús María llevaba desaparecido desde abril

La pareja de esta mujer, Jesús María, llevaba desaparecida desde abril y lo cierto es que una vez que apareció el cráneo todo el mundo sumó dos y dos, aunque no fue hasta que las pruebas de ADN y el registro odontológico lo ratificaron cuando ya a ciencia cierta se supo que esos restos eran de este hombre, bilbaíno de 67 años.

  

Cuando la familia de Jesús María y sus allegados fueron enterándose de que no se conocía su paradero hubo quien la preguntó por ello, se interesó por cómo estaba María del Carmen, e incluso le dio ánimos para sobrellevarlo. La confirmación con las pruebas genéticas y el registro odontológico llegó cuatro días después de la detención de María del Carmen, que en esencia mantuvo su vida normal, con sus amistades y acudiendo a actividades de la Casa de Andalucía, ya que es natural de Sevilla.

A raíz de lo sucedido, la vida y milagros de María del Carmen y su relación de pareja con Jesús María se aireó en los medios de comunicación. Eso sí, es difícil discernir cuánto es realidad y cuánto forma parte ya de los chismes que han alimentado esta historia. Pero no es para menos, porque algunos de los detalles que han trascendido rozan el esperpento. Por ejemplo, María del Carmen le dijo a su amiga al entregarle la ya famosa caja que no quería que la Guardia Civil encontrase sus juguetes eróticos cuando fuese a investigar la desaparición de Jesús María, por lo que supuestamente se los dio para que los guardara. 

Después de meses, y por el olor que desprendía la caja,  esta vecina se decidió a abrirla y encontró lo que encontró: el cráneo de Jesús María que ha confirmado su fatal desenlace tras meses dado por desaparecido. Por el momento, poco ha trascendido de la investigación de la Guardia Civil, y menos aún a partir de que el Juzgado de Instrucción de Castro Urdiales que investiga los hechos mandara a María del Carmen a prisión provisional, comunicada y sin fianza, y decretara un secreto de sumario que, de momento, llegará a 2020.

Violencia doméstica con decapitación, principal hipótesis

Aunque las reservas y las incógnitas presiden este caso, todas las hipótesis apuntan a violencia doméstica con decapitación, pero sin saber, por el momento, cuál fue el móvil del crimen y cómo se desarrolló. También se desconoce si María del Carmen, la única detenida y en prisión por esta causa, encargó a terceros dar muerte a su novio o si fue la autora material y actuó sola, lo que se antoja difícil. Y sobre todo, dónde está lo que queda del cadáver.

El paradero de los restos de Jesús María es trascendental, porque ayudaría a conocer las circunstancias de su muerte en un caso en el que la acusada se ha mostrado muy hermética. De hecho, han sido varios lugares los señalados en los que la Guardia Civil podría haber buscado el cadáver: fincas de la familia del desaparecido, el vertedero de residuo de Meruelo, las proximidades del río.

Pero lo cierto es que a día de hoy, al margen de la instrucción secreta que se está llevando a cabo, se sabe de lo ocurrido poco más que el día en que apareció el cráneo. Mientras María del Carmen sigue en el penal de El Dueso y la familia de Jesús María espera que se haga Justicia.


Comentarios

envía el comentario