La familia de Marta Calvo desconfía de la confesión de Jorge Ignacio P.

Mariano Navarro, psicólogo especialista, cree que sería necesaria una evaluación psicológica del acusado

Imagen de Marta Calvo, desaparecida en Manuel, Valencia
Imagen de Marta Calvo, desaparecida en Manuel, Valencia | España Diario

La familia de la jovenMarta Calvo, desaparecida el pasado 7 de noviembre en Manuel (Valencia), desconfía de la versión de los hechos aportada a la Guardia Civil por el detenido, Jorge Ignacio P., y espera que el hallazgo del cuerpo permita a la familia afrontar el duelo por lo sucedido.

Según ha informado Mariano Navarro, psicólogo especialista en emergencias y portavoz de la familia de Marta Calvo, los allegados de la joven valenciana prefieren «no dar pábulo» a determinadas versiones de los hechos, especialmente las más escabrosas, que «pueden o no ser reales».

Jorge Ignacio P., «una mente delictiva»

El día en que se entregó a la Guardia Civil, el pasado 4 de diciembre, este hombre confesó haber descuartizado a la víctima y haber arrojado su cuerpo a varios contenedores. «La detención de este hombre dio cierta tranquilidad a la familia, porque es el inicio para poder esclarecer lo sucedido y tener en prisión al causante del fallecimiento», explica Navarro.

Parte de ese dolor se ve incrementado por «las historias que pueden partir de una mente delictiva», y a las que no concede credibilidad porque «quizá -el detenido- sabe bien lo que tiene que decir para liberarse de determinadas responsabilidades».

«No sé si el detenido reúne o no un perfil psicopático claro; para determinarlo se debería someter a una evaluación psicológica y psiquiátrica, y así se podría determinar si pudo haber hecho lo que dice que hizo. Yo en estos momentos no lo creo así, y además las investigaciones ahora mismo apuntan en otra dirección».

Una versión «peliculera»

«Quizá se esté protegiendo tras una versión 'peliculera', por llamarla de algún modo, que no creo que tenga nada que ver con la realidad. Esperamos que en un tiempo breve se podrá encontrar el cuerpo de Marta», ha agregado este psicólogo.

La joven desaparecida había obtenido recientemente la licencia para abrir un negocio propio de estética, manicura y pedicura. «Era una persona muy libre, abierta y extrovertida, y estaba muy unida a su familia materna, especialmente a su abuela, de 88 años, que está destrozada», ha indicado el portavoz familiar.

Era la segunda cita con el acusado

Sobre la relación con el supuesto homicida, aclara que Marta y él habían quedado anteriormente tras haberse conocido en una red social, y el día de su desaparición era su segunda cita. «Era habitual que Marta enviase a su madre un mensaje con su ubicación, si no estaba en casa, para que estuviese tranquila», ha aclarado Navarro.

La búsqueda de la joven se mantiene activa en las inmediaciones de la localidad valenciana de Manuel, y en la misma participan alrededor de 125 agentes de la Guardia Civil y varias decenas de soldados de la UME.


Comentarios

envía el comentario